¿Sabías que tu bebé ya hace pis?

Tu bebé esta chiquitico pero abre su boca, toma líquido amniótico y orina. ¿Qué increíble verdad?

La orina fetal no es nada parecida a la tuya, es casi 100% agua y formará parte del líquido amniótico, siendo vital para el desarrollo de tu hijo.

En esta semana 11 de tu embarazo, aunque tu bebé esté del tamaño de un higo, comenzará a notarse un poco más tu barriga. Tal vez hayas aumentado de peso, tengas tu cintura más ancha y la ropa te quede más ajustada.

Vive cada momento, disfruta cada cambio en tu cuerpo, porque dentro de ti hay una nueva vida.

Desarrollo del feto de 11 semanas

¡Tu bebé parece un pececito en el agua! Se retuerce, da patadas, se estira, salta. Esto se debe a que los músculos están conectados a sus terminaciones nerviosas y al reflejo patelar, que comienza a desarrollarse en este primer trimestre, preparándolo para cuando comience a caminar.

El embrión de 11 semanas todavía está muy pequeño, mide 5 cms y pesa más o menos 8 gramos. Por eso todavía no podrás sentir todos sus movimientos, pero en la ecografía seguramente los verás.

Su cabeza es mucho más larga que su cuerpo. En su cara ya se comienzan a formar las cejas y el cuello se está alargando, por lo que tu bebé pronto podrá moverla libremente.

En la semana 11 de tu embarazo el hígado del embrión comienza a funcionar, produciendo sus propios glóbulos rojos. Su piel es transparente, pero ya comienza a tener vellos, lo que se conoce como lanugo.

Casi todos sus órganos están desarrollados e inician su funcionamiento. Tiene hígado, intestinos, estómago y sus riñones ya están produciendo orina, la cual formará parte del líquido amniótico.

¿Será un niño o una niña? Todavía en esta semana 11 de embarazo no podrás saberlo, porque en la ecografía difícilmente se observarán sus genitales externos, aunque ya estén formados. A pesar de esto puedes, junto con tu pareja, ir pensando en algunos nombres para tu bebé; es una tarea que los unirá aún más.

La placenta está en la plenitud de sus funciones, alimentando y dándole oxígeno a tu bebe que tiene ya 11 semanas.

Síntomas del embarazo de 11 semanas

Semana tras semana tu embarazo ha ido avanzando, pero en estos momentos algunas molestias, como los mareos y nauseas, pueden comenzar a desaparecer. Algunos otros síntomas propios del embarazo se mantendrán hasta la lactancia, como probablemente ocurra con la hinchazón y sensibilidad en tus senos.

Como tu útero está creciendo puede comprimir la vejiga, por lo que pudieras tener más ganas de orinar. También algunas mujeres suelen sentir molestias en su vientre o en las caderas, posiblemente producto del estiramiento de los ligamentos que unen a la matriz con los ovarios.

Tal vez en esta semana once de embarazo pudieras sentir que tu deseo sexual ha disminuido un poco. Cabe la posibilidad que se deba a los cambios que están ocurriendo en tu cuerpo: vómitos, cambios de humor o somnolencia. Conversa con tu pareja, es importante que él sepa cómo te sientes y entre los dos se apoyen.

Algunas parejas pudiesen cohibirse de mantener relaciones sexuales, pensando que le harían daño al bebé. Él está protegido por los músculos del útero y por el líquido amniótico; además el organismo desarrolló un tapón mucoso, el cual es una barrera ante las infecciones.

Existen algunas situaciones como hemorragias o riesgos de aborto, donde el especialista pudiese indicar abstención sexual. A pesar que el tema pueda ser un poco íntimo y algo difícil de hablarlo con tu doctor, él puede orientarte ante cualquier duda que tengas. Él está a cargo de tu salud y la del bebé.

Los calambres y el embarazo

¿Te ha pasado que estas durmiendo y de repente sientes un intenso dolor muscular en una pierna? Es tan fuerte que hasta te despiertas. Posiblemente sea un calambre, un síntoma típico en las semana 11 de tu embarazo.

Un calambre es cuando el músculo se contrae involuntariamente, causando muchísimo dolor. Suele suceder de noche, justo cuando estas descansando.

Las causas podrían ser varias. Durante tu embarazo las hormonas afectan casi todos los órganos, en este caso provocan un cambio en la circulación sanguínea, haciendo que tus piernas retengan líquidos.

Otro factor es el aumento en el porcentaje de sangre que recorre tu cuerpo, y si a eso se le sumas los kilitos que tienes de más y el peso del bebé, pudieran afectar la circulación y favorecer la aparición de los calambres.

Para prevenirlos podrías incorporar en tu dieta diaria alimentos ricos en calcio (quesos y leche), en vitamina E (frutos secos y cereales), en potasio (banana y kiwi) y magnesio (hortalizas de hoja verde).

A la par de una alimentación sana es ideal que hicieras ejercicio. Dar caminatas, yoga o pilates favorecerán tu circulación, impidiendo la retención de líquido.

¿Qué puedes hacer para aliviar esta molestia?

Estas son algunas sugerencias que pudieran ayudarte a disminuir el dolor que produce un calambre

-Masajea suavemente el lugar que tienes la dolencia.

-Estira lentamente tu pantorrilla, tratando de llevar la punta del pie hacia tu pierna.

-Si es en el pie, poco a poco estira tu dedo gordo hacia el cuerpo.

-Cuando pase el dolor, camina un poco.

Si el calambre es muy fuerte o doloroso deberías consultarlo con tu médico. El pudiera hacerte una evaluación y de ser necesario indicarte alguna prueba específica.

Cuidados del embarazo

Seguramente haz utilizado una calculadora de embarazo para saber cuántas semanas de gestación tienes y cuál sería la fecha de tu parto. Sin embargo en tu consulta ginecológica el doctor podrá hacerte la ecografía correspondiente a tu semana 11 de embarazo y medirle el diámetro de la cabeza de tu bebé, la longitud del fémur y la circunferencia del abdomen. Con estos datos él puede determinar con mayor exactitud la edad gestacional del feto.

¡Cuidado con el exceso de sol!

A partir de esta semana 11 de tu embarazo deberías comenzar a cuidar aún más tu piel, porque las mujeres que están en gestación suelen ser propensas a la aparición de manchas oscuras y pronunciadas, producto de la exposición a los rayos solares.

Esta afección de manchas en la piel se llama cloasma gravídico y la padecen casi el 70% de las embarazadas. Esta ocurre por una sensibilidad especial, producto de las hormonas, que pueden tener las embarazadas ante las radiaciones solares. Estas pueden salir en cualquier parte del cuerpo, pero especialmente aparecen en la cara.

Para evitarlas los especialistas recomiendan que no te expongas al sol entre las 11 am y 3 pm y que uses protector solar, para evitar que los rayos ultravioleta afecten tu piel.

En tu cuerpo está ocurriendo un proceso nada sencillo, una vida se está formando y esto requiere de mucha energía. ¡Cuida tu salud!