¡Tu bebé se chupa el dedo!

Vas a saltar de alegría cuando en la ecografía veas a tu hijo llevarse el dedito a la boca para chupárselo. Son momentos inolvidables que quedarán grabados en tu memoria.

Durante el primer trimestre de gestación tal vez hayas sentido fatiga, cansancio, mareo y nauseas, pues a partir de esta semana trece comenzará el período dulce de tu embarazo. ¿Por qué?  Estos desagradables síntomas pueden haber desaparecido y te sentirás súper bien.

En esta semana 13 de tu embarazo todavía no podrás ver en la ecografía si tu bebé es un niño o una niña, vas a tener que esperar unas pocas semanas más.

Desarrollo del feto de 13 semanas

Tu hijo está del tamaño de un durazno, mide entre 7 y 8 centímetros y pesa alrededor de 20 gramos. Sus órganos están formados y desde esta semana trece de tu embarazo van a comenzar a crecer rápidamente.

El corazón tiene sus cuatro cavidades y sus latidos son el doble de los tuyos, llegando a tener 160 por minuto. El hígado está funcionando, produciendo los glóbulos rojos que llevan oxígeno a todas las células de su cuerpo.

Los intestinos de tu bebé de 13 semanas, que formaban parte del cordón umbilical, están ahora en el abdomen. Sus riñones están funcionando produciendo orina, la cual está formada fundamentalmente por agua y es vertida en el líquido amniótico.

Al principio de la gestación los ojos estaban muy separados, pero ya se encuentran al frente de su carita, la cual día a día tiene rasgos más parecidos al de un bebé. Su cabeza sigue siendo mucho más grande que su cuerpo.

En su cerebro, las neuronas ya han formado una red que le permite al feto mover voluntariamente algunos de sus músculos. Está súper activo, se mueve, salta, brinca, pareciera que está entrenando para un maratón.

Los genitales externos ya están formados, sin embargo en la ecografía de esta semana 13 será difícil saber si es niño o niña, porque está muy pequeño todavía. Sin embargo, puedes ir pensando en algunos nombres, porque el tiempo pasa volando y muy pronto conocerás su sexo.

Poco a poco está comenzando a acumular grasa bajo su piel, por lo cual se hace más difícil ver los órganos internos.

Síntomas del embarazo

Ya tienes más de tres meses de embarazo, todas las molestias que sentías al inicio han ido desapareciendo. Así que como te sientes más tranquila al no tener mareos o vómitos, puedes comenzar sentirte con energía y disfrutar más de tu embarazo.

Unos síntomas se van y otros llegan. En tu embarazo de 13 semanas puedes comenzar a sentir ardor estomacal, una digestión pesada o gases. Estos se deben a que la progesterona, una de las hormonas principales de la gestación, actúan sobre tus intestinos haciendo que el tránsito de los alimentos se haga más lento. Estas molestias puedes aliviarlas con una alimentación equilibrada, con mucha fibra y practicando ejercicios de bajo impacto.

Tus senos también están cambiando, ahora no solo están hinchados sino que tus pezones pueden estar más oscuros y las venas superficiales podrían notarse más.

Tal vez sientas un leve dolor en tus caderas o en tu vientre, pudiendo deberse  al estiramiento que sufren los ligamientos que sostienen al  útero, el cual esta aumentado rápidamente de tamaño.  Si llegases a tener sangramiento o dolores muy fuertes, no dudes en visitar a tu ginecólogo.

Es importante que estés pendiente si notas tus piernas y pies hinchados, es posible que estés reteniendo líquido. Este desequilibrio hídrico puede ser causado por los cambios hormonales, propios de tu estado.

Para ayudar a mejorar esto podrías evitar el exceso de sal en las comidas, hacer algún tipo de ejercicio o tratar de no estar sentada por más de dos horas. Ante cualquier duda o si ves que la hinchazón no cede, acude a tu médico.

¿La ropa te está hablando? Te dice: tu barriga ha crecido bastante, ya te quedan ajustados los pantalones, y las camisas ya no te cierran. Has empezado a aumentar de peso y tus senos están más grandes, preparándose para la lactancia de tu bebé.

Puedes ir de compras y adquirir una ropa que fundamentalmente sea cómoda, que pueda ajustarse en la cintura. Elige algo que se parezca a ti y a la felicidad que sientes.

Cuidados en tu embarazo de 13 semanas

El embarazo no es momento para hacer dieta, pero tampoco la idea es que comas sin medida. Los médicos recomiendan comer varias veces al día, en porciones moderadas, incluyendo en cada plato alimentos sanos, nutritivos y naturales.

En tu visita al ginecólogo, podría indicarte que te vacunes contra el virus de la influenza. Debido a que por tu embarazo el sistema inmunológico está bajo, puedes estar propensa a desarrollar influenza, inclusive con algunas complicaciones graves para ti o para tu bebé.

Cuando supiste que esperabas un bebé, tal vez utilizaste la calculadora de embarazo para saber en cual semana estabas. Estos cálculos se basan en el primer día de tu última menstruación, por lo pudiese haber cierta imprecisión en el dato, sobre todo si tu período es irregular.

En la ecografía de esta semana trece de embarazo tu doctor podrá medir la cabeza, el fémur y el abdomen del feto. Estos datos te darán mayor precisión sobre la el tiempo de gestación de tu hijo y la fecha posible del parto.

Cuidado de tus dientes durante la gestación

Tus dientes son una parte importante de la salud integral y durante tu embarazo no debes descuidarlos. La flora bacteriana que se encuentra en tu boca se ve modificada por la acción de las hormonas del embarazo, trayendo como consecuencia que puedas acumular más sarro alrededor de tus dientes.

Cuando esta placa dental se acumula en tus dientes, irrita la encía y la inflama, provocando sangrado al cepillarte. Esta enfermedad periodontal se llama gingivitis y ocurre con bastante frecuencia en las mujeres en estado de gravidez, llegando inclusive a presentarse en el período de posparto.

Para cuidar tus dientes y encías podrías, seguir estos consejos:

-Cepillarte los dientes después de cada comida.

-Usa hilo dental y enjuague bucal para completar la limpieza de tu dentadura.

-Incluye en tu dieta diaria alimentos ricos en proteínas (carnes, granos y huevos), fresas, manzanas, vegetales verdes, leche, quesos y yogurt.

-Evita el consumo de comidas que contengan altos niveles de azúcar.

-Visita periódicamente al odontólogo.

¡Anímate a hacer un calendario de tu embarazo! Donde día a día anotes cada experiencia vivida en esta nueva etapa de tu vida, será un hermoso recuerdo para tu familia, para el bebé y para ti.