¡Tu bebé hace muecas con su carita!

Cómo él ya tiene más desarrollados los músculos de su cara, los mueve y puede hacer caras cómicas.

Estos momentos son maravillosos, compártelos con tu pareja.  Tu bebé percibe que sus padres están unión y en armonía, eso es muy beneficioso para su desarrollo.

Conocer que ocurre en tu embarazo semana por semana hace que estés informada y aclares algunas dudas que pudieses tener.

Desarrollo del feto de 14 semanas

Ya tu bebé mide cerca de 9 centímetros y pesa alrededor de25 gramos. Tiene todos sus órganos completicos pero en miniatura. Su cuerpo comienza a crecer más rápido que la cabeza, por lo que la diferencia de tamaño entre estos es cada vez menor.

En esta semana catorce de tu embarazo continúa creciendo el cabello, las cejas y pestañas del feto. Su cuello se ha alargado, haciendo que la cabeza se separe más del cuerpo. Las cuerdas vocales están desarrolladas y aunque todavía tu niño no puede hacer ningún sonido, están listas para llorar bien fuerte al momento de nacer.

La piel es fina, pero no tan transparente como en semanas anteriores. Está cubierta de vellos muy delgados, llamados lanugo, los cuales irá perdiendo al nacer.

El feto toma líquido amniótico, el cual pasa por el tubo digestivo y al llegar a los intestinos es filtrado, eliminando células muertas y vellos que contenga. El líquido es eliminado del cuerpo como orina y lo que quedó en el intestino irá formando el meconio.

El bebé de 14 semanas ya está produciendo glóbulos blancos o leucocitos, pero hasta el momento del parto él dependerá de ti para defenderse de las infecciones, puesto que su sistema inmunológico es débil.

Las neuronas están conectadas formado una red nerviosa que, al estar unidas con los músculos del feto, provocan que éste haga movimientos voluntarios: abre y cierra las manos, dobla sus brazos y piernas y mueve su cabeza de un lado a otro.

Síntomas del embarazo

Lo más probable es que en esta semana 14 de embarazo hayan desaparecido las náuseas, el cansancio y los vómitos. Es por esto, y porque tu vientre aún no está muy abultado como para sentirte incomoda, que muchas mujeres llaman al inicio de este segundo trimestre: la luna de miel.

En tu cara o pecho pudieran aparecerte unos puntos rojos, parecidos a unos lunares. Estos se llaman hemangiomas estelares y se deben a que ahora tienes mayor fragilidad capilar. La machitas rojas tenderán a desaparecer luego que nazca tu niño.

A  partir de esta semana 14 del embarazo tu barriga o tripa, como le dicen muchas, crecerá rápidamente porque necesita darle más espacio a tu bebé. Tu cintura ahora es más ancha, por lo que los pantalones que vienes usando te quedan más apretados. Así que tal vez sea hora que vayas de tiendas y compres  ropa un poco más cómoda.

Tus senos están más grandes y sensibles, por lo que también podrías considerar tener nuevos sujetadores, preferiblemente en tela natural como el algodón, porque son hipoalergénicos y tu piel pude transpirar.

Al cepillarte los dientes probablemente notes que tus encías sangren más de lo normal, esto podría deberse al aumento del flujo de sangre que hay en tu organismo. Este importante que para aminorar esto uses enjuague bucal, un cepillo de cerdas suaves y una crema dental especial para encías sensibles.

¿Notas que tu nariz está congestionada con frecuencia?  En estas primeras semanas de embarazo pudieras sufrir de rinitis de embarazo. Este síntoma se caracteriza porque  las fosas nasales se irritan e inflaman, trayendo como consecuencia estornudos, congestión y secreción de mucosidad nasal.

Los especialistas expresan que no representa ningún peligro para tu embarazo, pero si puede ser molesto porque al respirar por tu nariz  con cierta dificultad posiblemente te fatigues más de lo normal y te cueste conciliar el sueño.

Cuando quedaste embarazada tu cuerpo comenzó a sufrir varios cambios, entre los cuales puede estar el tener una secreción vaginal de color banco, lechosa y con un ligero olor, llamada leucorrea. Esto puede estar asociado al aumento de los niveles de estrógeno en tu cuerpo y del volumen de sangre que llega a la vagina y al cuello del útero.

Aunque este flujo pueda considerarse normal, es conveniente que le comentes a tu médico que lo estás teniendo.

Cuidados en tu embarazo

¿Cuántos meses son 14 semanas de embarazo? Cuando usaste la calculadora de embarazo pudo darte el tiempo de gestación en semanas, para saber su equivalente en meses puedes calcularlo dividiendo ese número entre 4. Por ejemplo 14, que serían las semanas que tienes ahora, entre 4 es igual a 3,5 meses (tres meses y medio).

Tu bebé ha iniciado una etapa en la cual crecerá y aumentará de peso rápidamente. Es por esto que debes alimentarte muy bien, consumiendo verduras, cereales, legumbre, frutas, proteínas y algo de grasa.

Durante tu gestación ganarás peso, pudiendo estar entre 12 o 14 kilos en total. Esto puede variar de una mujer a otra, inclusive algunas pierden algunos kilos en este primer trimestre, motivado a las náuseas y vómitos.

Tu ginecólogo es quien, tomando en cuenta tus valores corporales y química sanguínea, te dará los consejos oportunos, según sea tu caso.

En la ecografía de tus 14 semanas verás cómo se mueve tu bebé y el médico podrá tomarle fotos. La mayoría de los equipos tienen un dispositivo que permite imprimir la imagen que se proyecta, pídele a una de ¡tu bebé danzarín!

Este es un momento ideal para que planifiques actividades en conjunto con tu pareja. Compartan la ida al doctor, el ir de compras de la ropa que necesitas o el ir pensado en el nombre que llevará ese ser tan querido y esperado.

Aunque faltan algunos meses para que inicies la etapa de lactancia materna, puedes ir preparándote poco a poco para ello, comenzando por cuidar tus senos.

Alrededor de tus pezones se encuentran las glándulas de Motgomery, encargadas de lubricar las areolas y toda la piel de tu pecho, además de tener propiedades antibacterianas. Cuando te duchas, el jabón elimina esa grasa natural, lo que pudiera hacer que durante la lactancia se agriete esa parte de tu cuerpo.

Para mantener tus pezones lubricados podrías colocar desde esta semana 14 de embarazo una pequeña cantidad de crema de caléndula, así la piel estará hidratada y elástica.

Tu cuerpo sigue adoptándose a la nueva vida que llevas dentro, más pronto de lo que crees podrás abrazarlo y llenarlo de mimos.