¡Tu bebé está arrugadito!

Su piel parece la de un viejito, arrugada. Pronto se le alisará, porque tendrá más cantidad de tejido graso debajo de su piel.

A pesar que tu barriga ha crecido, todavía no está tan grande y posiblemente no te haga sentir incómoda con tus labores cotidianas o a la hora de dormir. Aprovecha estas semanas que te sientes con mucha energía para organizar la habitación del bebé, salir de compras o disfrutar junto a tu pareja de un placentero día en el parque.

¡Disfruta a plenitud cada momento!

Desarrollo del feto en la semana 23 de tu embarazo

Los huesos de tu bebé siguen fijando el calcio, así poco a poco dejan de ser cartílagos. Este proceso se inicia desde la zona central del hueso y va progresando hacia los extremos. Es un proceso lento que no termina al nacer sino algunos años después.

El feto ha crecido muchísimo, pero como todavía tiene espacio en el útero, se mueve libremente y cada vez con mayor fuerza. Él brinca, se voltea y si tiene hipo, podrías sentir pequeños movimientos rítmicos: hip, hip, hip. Si estás en reposo podrás sentirlo más claramente, y si acabas de comer, notarás como se ejercita el atleta de la familia.

En algunas ocasiones el bebé, en estas 23 semanas de embarazo, ya podría estar en posición cefálica, con su cabeza hacia abajo, preparándose para su nacimiento dentro de algunos meses.

Aunque falta algún tiempo para que los pulmones estén formados completamente, continúan su desarrollo. así como las venas que lo ayudarán a respirar. Hasta que esto ocurra, el bebé toma el oxígeno que necesita de ti, en el intercambio sanguíneo que se da en el cordón umbilical.

El desarrollo fetal continua en esta semana 23 de tu embarazo. La piel, que antes era transparente, ahora tiene un tono ligeramente rosado. Sin embargo, el color definitivo lo tendrá a finales de su primer año de vida.

Su cabecita ya no es tan grande, en relación al resto del cuerpo. Aunque sus ojos están finalizando la madurez como órgano de la visión, todavía el iris no está pigmentado. Tendrás que esperar hasta que tu hijo tenga seis meses o hasta el año, para ver de qué color los tendrá.

A medida que el cerebro sigue desarrollándose, lo hacen sus cinco sentidos.  En estas 23 semanas de gestación, tu bebé es capaz de percibir los estímulos del exterior. Incluso puede arrugar su carita si algo le molesta.

Aunque ya has estado hablándole, cantándole y acariciando tu barriga, ahora es el momento de hacerlo con más frecuencia. La estimulación temprana es importante en su desarrollo. ¿Sabes qué? Si bailas, tu bebé podrá sentir tus movimientos y sabrá que estás súper alegre y feliz.

¿Cuánto pesa el feto en la 23 semana de gestación?

Tu bebé está mucho más grande y en las próximas semanas aumentará casi el doble. En este momento de tu gestación él mide alrededor de 28 o 29 centímetros y pesa un poco más de medio kilogramo. Su tamaño es similar al de un mango grande.

Síntomas de tu embarazo de 23 semanas

Tu cuerpo ha cambiado en estos meses de gestación, hasta el ombligo podría tener una forma diferente. Quizás esté más alargado o sobresalido. Esto podría deberse al estiramiento de la piel y a la presión que ejerce el útero sobre los órganos. No te preocupes, al nacer tu bebé el ombligo volverá a ser como antes.

La circulación sanguínea se está modificando lentamente semana a semana. El útero, cada día más grande, presiona las venas que devuelven la sangre desde la parte inferior del cuerpo hacia el corazón y como resultado, la circulación en las piernas es más lenta. También podrás sufrir dolores de cabeza durante esta etapa.

Estas embarazada, tienes 23 semanas, y pesas un poco más que en el trimestre anterior, lo que hace que probablemente tengas dolores de espalda. Para aliviar esta molestia aplica calor en la zona de la espalda o cadera que te duele. Al agacharte hazlo doblando las rodillas, siéntate sin cruzar las piernas y haz ejercicios.

Ahora que tienes 23 semanas de embarazo, tu útero está más grande, provocando que algunos órganos se compriman, como la vejiga urinaria, y otros se desplacen levemente. Esto le puede estar ocurriendo a los pulmones, probablemente estén un poco más arriba, haciendo que tal vez te cueste un poco más respirar y te fatigues rápidamente.

En la consulta ginecológica el doctor llevará un registro de tu tensión arterial, no solo porque puede ser la causante de que tus piernas se hinchen, sino porque si está elevada.

Tal vez sientas que tus senos están sensibles y «prensados». Las hormonas los preparan para la lactancia, cuando amamantes a tu bebé.  Los pezones tienen un color un poco más oscuro y tal vez sean un poco más grandes.

Uno de los síntomas más frecuentes en esta semana 23 de tu embarazo es el estreñimiento. Esto puede estar relacionado a la poca ingesta de agua y a que las hormonas hacen más lento el movimiento de los intestinos.

A esta molestia puede sumársele las hemorroides, las cuales pudieran aparecer debido a que los vasos sanguíneos rectales reciben mayor presión. Conversa con tu médico sobre cualquier duda que tengas. No te auto mediques, en tu caso sería muy delicado hacerlo.

Consejos en la semana 23 de embarazo

Entre tu hijo y tú existe una conexión muy especial. Comparte con tu familia todas las sensaciones y sentimientos que te genera tu embarazo. Inclúyelos en cualquier actividad que esté relacionada con el nuevo integrante de la familia.

Invita a tu pareja para que estimule tu barriga y sienta al bebé moviéndose. Pídele que le hable o hasta que le cante su canción favorita. Eso lo hará sentir que él también es una parte importante de tu embarazo.

Si tienes otros hijos, debes tener cuidado que ellos no sientan celos hacia el nuevo hermanito. Enséñales cómo el bebé da pataditas y recuérdales lo feliz que estabas cuando ellos también lo hacían. Llévalos contigo a tu consulta ginecológica para que lo vean y escojan juntos la ropa que usará el bebé al nacer.

¡A ejercitarse! Eso te mantendrá activa, mejorará tu circulación, te ayudará a quemar esas calorías de la torta que te comiste anoche y mantendrá tu mente clara y despejada. Puedes caminar, nadar o practicar gimnasia diseñada especialmente para las embarazadas.

Sería una excelente idea si hicieras yoga o ejercicios de pilates, así combinarás la actividad física con las bondades de las técnicas para relajarte. Esto favorecerá mucho tu salud emocional y la de tu bebé, porque te sentirá tranquila y feliz.

En esta vida tan agitada es muy probable que tengas que pasar mucho tiempo fuera de casa, por lo que algunas veces tendrías que comer en restaurantes o en establecimientos de comida rápida. No hay ningún problema en degustar algunos de los platos que ahí se preparan, lo importante es que escojas dentro del menú las opciones más saludables.

Tu peso en esta semana 23 de embarazada

Desde el inicio de tu embarazo hasta esta semana posiblemente hayas aumentado entre 5 y 8 kilos. Ese aumento no solo es tejido graso, es también el peso de la placenta, del líquido amniótico, de tus senos y del bebé.

En este sexto mes de embarazo dedica un tiempo especial para ti, ve una buena película o pasa todo el día en cama descansando.  Aprovecha estos momentos para que compartas con tu pareja, háblale sobre tus temores y alegrías. Juntos son los pilares de su familia.