¡Tu bebé ya está practicando para cuando lo amamantes!

Semanas anteriores tu hijo podía chuparse tímidamente su dedito, ahora lo hace con más fuerza porque sus reflejos están desarrollados, al igual que sus músculos.

Esto lo ayudará a que cuando nazca pueda tomar leche de tus pechos, la lactancia materna es lo más saludable para alimentar al bebé.

Tu embarazo sigue avanzando y con él nuevas emociones y sentimientos. Disfruta al máximo cada uno de ellas.

Desarrollo del feto en tu semana 26 de embarazo

La carita de tu bebé se está afinando, el tamaño de su cabeza está más proporcionada al tamaño del cuerpo. Durante la ecografía podrás verle las cejas, su cabello y las uñas de sus dedos, que aún no son tan duras como las tuyas.

Los sentidos siguen su desarrollo, porque además de que cada órgano continúa especializándose, el centro nervioso que recibe los estímulos continúan evolucionando. En los oídos se forman la cavidad y la membrana timpánica, por lo que ahora tu bebé puede escuchar más claramente su nombre, cuando lo digas acariciando tu barriga.

Sus huesos están dejando de ser cartilaginosos, porque están fijando el calcio. Estos se irán endureciendo poco a poco, sin embargo, al momento de nacer no serán completamente duros.

Durante el parto natural, el bebé tendrá que pasar por la vagina, que es un órgano musculoso de forma tubular. El que sus huesos tengan cierta flexibilidad va a facilitar que su cuerpo transite por el canal vaginal con mayor facilidad.

En tu embarazo de 26 semana, el bebé está grande y, aunque el espacio en la placenta es menor, tiene movimientos suaves que sentirás como cosquillitas y de repente pumm, te dará una fuerte patadita.

Aunque pase gran parte del tiempo durmiendo, algo muy importante porque necesita ahorrar energía, cuando se despierta no para de moverse, parece que estuviera haciendo ejercicio: ¡manos arriba, manos abajo, dobla una pierna, dobla la otra y…. gira!

A pesar que mueve su cuerpo con fuerza, a partir de esta semana 26 el bebe se podría colocar en posición fetal: su cabeza, al igual que los brazos, estarán ligeramente flexionados sobre su pecho y las piernitas estarán dobladas hacia su barriga.

El sistema nervioso central está madurando, comenzando a regular la temperatura interna del cuerpo. También hace que el feto sea capaz de realizar movimientos voluntariamente, como cuando arruga la cara o se sonríe.

En esta semana 26, el chiquitín de la familia tiene reflejos muy importantes para su vida fuera del útero, como lo es el de succión. Este le permitirá tomar leche de tus senos, alimentándose para seguir creciendo fuerte y sano.

¿Cuál es el peso del bebé en esta semana 26 de gestación?

Si pudieras medirlo desde la cabeza hasta los pies, él tendría unos 35 centímetros. Su peso está alrededor de 800 a 900 gramos, el feto en estos momentos tiene más o menos el tamaño de una lechuga.

Síntomas en tu semana 26 de embarazo

Atrás quedaron las desagradable nauseas, pero los cambios hormonales siguen haciendo que tengas algunas otras molestias. Tu humor puede ser como una montaña rusa, unos días estas alegre y otros días lloras por casi todo. No te preocupes esto es pasajero, pronto tus emociones estarán más estables.

Si tu deseo sexual había disminuido, en esta semana 26 probablemente resurgirá. Esto puede deberse a que te encuentres más tranquila porque ya sientes a tu bebé moverse, lo has visto chuparse el dedito y hasta has sentido cuando tiene hipo. Todo esto hace que sientas que el desarrollo del bebé va bien.

Tus hormonas también están contribuyendo, ya que estas pueden provocar un aumento en el deseo. A menos que tu doctor haya indicado algún tipo de restricción, trata de vivir a plenitud tu vida íntima.

La barriga sigue creciendo y al estirarse tu piel tal vez te salgan estrías. Esto ocurre debido a que tu vientre ha cambiado bruscamente de volumen, rompiéndose así las fibras de colágeno de la dermis, apareciendo entonces las no muy deseadas estrías.

Las variaciones hormonales también pudieran contribuir con la aparición de estas, ya que durante el embarazo la producción de colágeno se ve alterada.

Prevenir que las estrías aparezcan es bastante difícil, porque inclusive pudiese existir un factor genético. Sin embargo, manteniendo tu piel bien hidratada ayudaría muchísimo a minimizarlas y a calmar el picor que sientes en la zona donde aparecieron.

Tu útero, que está mucho más grande y pesado que las semanas anteriores, podría estar presionando la vejiga, por lo que posiblemente sientas ganas de orinar con mucha más frecuencia que la habitual.

Otra molestia que podrías sentir en este trimestre de embarazo es el estreñimiento. La hormona progesterona suele afectar tu intestino, relajando y alterando sus movimientos. Estos deben normalizarse una vez culmine tu embarazo, mientras tanto para mejorar la dolencia podrías incluir alimentos ricos en fibra, como la avena, el trigo y las frutas secos como las uvas pasas.

¿Cuál es el peso de una madre con 26 semanas de embarazo?

En esta semana el útero puede estar unos 5 centímetros por arriba del ombligo. Si tomas en cuenta tu peso al inicio del embarazo, en esta semana pudieses tener entre 6,4 y 9,8 kilos de más.

Consejos en esta semana 26 de embarazo

Cuando estás en la cama te mueves para un lado, te mueves para el otro, subes la pierna, la bajas, uff…. Te cuesta encontrar una posición cómoda para dormir. Esto puede estar relacionado con lo grande que tienes la barriga y con la ansiedad que tal vez sientas.

Para conciliar el sueño podrías intentar con opciones naturales como lo es tomar un vaso de leche tibia antes de dormir, o infusiones de manzanilla. Trata de no hacer ejercicios por lo menos dos horas antes de dormir, para que tu cuerpo tenga tiempo de relajarse y no este tenso a la hora de descansar.

El dormir del lado izquierdo te ayudaría a que la circulación fluya mejor, así la sangre podrá llegarle más fácilmente a tu bebé. Puedes ayudarte con almohadas, colocando una entre tus piernas.

Conversa con tu pareja sobre tomar clases de preparación al parto. Son de gran ayuda para ambos, les darán información sobre el parto, técnicas de relajación, respiración y ejercicios para fortalecer los músculos que están relacionados con el proceso de alumbramiento.

Las ecografías que te ha realizado tu médico te han permitido ver a tu bebé haciendo miles de cosas. Si el eco es en 3 o 4 D podrías ver con mayor nitidez sus rasgos y las muecas que hace dentro de tu barriga.

Durante estas 26 semanas de gestación has vivido muchas cosas: sentir los movimientos de tu bebé, oír su corazón latir y ver como tu cuerpo cambia, ahora pesas más y tu barriga esta grande. Tu pareja y familia son un apoyo importante para compartir tus temores y preocupaciones.

Si estás trabajando puede ser momento que le informes a tu empleador la fecha que tentativamente piensas salir de reposo pre natal, así el tomará las previsiones al respecto.

¿Ya escogieron el nombre de tu bebé? Esta semana 26 de tu embarazo en un buen momento para que junto a tu pareja decidan cómo se llamará. El nombre es algo muy importante, es algo más que una palabra, es parte de la identidad que tendrá tu hijo.