¡Tu bebé está más gordito!

Ya comienza a almacenar grasa debajo de la piel, lo que hace que su cuerpo se vea más llenito. Está culminando el séptimo mes de gestación, falta muy poco para que puedas abrazar a tu hijo.

Durante tu embarazo han sucedido cosas maravillosas en tu vientre, cada día tu bebé crece y crece. Ha llenado tu vida de hermosos momentos.

Desarrollo del feto en tu semana 28 de embarazo

El oído es uno de los órganos sensoriales que permite a tu bebé comunicarse con el medio exterior.  Este ya está muy desarrollado, al igual que la zona cerebral que capta estos estímulos. Así que el rey de la casa ya pudiera distinguir tu voz de los otros sonidos que escucha.

Aunque todavía no lo tengas entre tus brazos, háblale mucho, pídele a tu pareja que lo haga contigo. Ustedes son los pilares que lo sostienen y lo sostendrán por mucho tiempo. Es importantísimo fortalecer desde esta semana veintiocho de embarazo estos lazos entre los padres y el bebé.

Los pulmones continúan preparándose para que, al nacer, el bebé pueda respirar.  El feto dentro del vientre respira, pero de una manera diferente. Lo hace a través del cordón umbilical, donde se realiza el intercambio de nutrientes y oxígeno, contenidos en tu sangre.

En este proceso, el bebé toma, entre otras sustancias, las vitaminas, el calcio y el hierro, además del oxígeno, y devuelve los desechos de sus metabolismos.

Si tu bebé es varón, ya a esta semana 28 de gestación habrán descendido los testículos hasta el escroto. Si es una hembra, sus ovarios contendrían las células reproductivas femeninas: los óvulos.

El lanugo, esa fina capa de vellos que cubre el cuerpo, está comenzando a perderlo. Cuando nazco posiblemente le quedará un poco en su espalda y hombros.

La razón por la cual está desapareciendo es que ahora tu bebé tiene mayor tejido de grasa y su cerebro esta comenzado a regular su temperatura corporal, por lo tanto no necesita estos vellos para mantener calientico su cuerpo.

Tu bebé sigue moviéndose mucho, ejercitando cada parte de su cuerpo. En la ecografía de esta semana 28 podrás verlo como abre y cierra sus manitos, gira la cabeza y flexiona y extiende sus piernas y brazos, ¡el atleta está entrenándose a millón!

En la mayoría de los casos ya el bebe tiene una posición conocida como fetal, cabeza abajo, hacia el canal vaginal, con sus brazos y piernas flexionadas hacia adelante.

El sistema nervioso sigue en pleno desarrollo. En semanas anteriores su superficie era lisa, a partir de esta semana 28 de embarazo tendrá surcos.  El bebé comienza a tener patrones de actividad, teniendo momentos de sueño y de actividad, lo que es una evidencia de su actividad cerebral.

¿Cuánto pesa y mide el feto en tu semana 28 de embarazo?

El bebé posiblemente este midiendo entre 36 y 40 centímetros, y su peso sería más o menos de un kilo y 200 gramos. Su tamaño es parecido al de una berenjena.

Síntomas en tu semana 28 de embarazo

Posiblemente ya quedaron atrás los desagradables mareos, pero ahora puedes estar sufriendo los terribles ardores estomacales. Uno de sus síntomas en sentir que la parte superior del esófago, lo que comúnmente se le dice la “boca” del estómago, está “quemándose”.

Esto ocurre por varias cosas. En primer lugar, las hormonas hacen que la función del intestino sea más lenta. Además, tu estómago se plaza para darle espacio al útero, que crece cada día más. Esto trae como consecuencia que los jugos gástricos pasen más fácilmente hacia el esófago.

Cuando vayas a tu consulta ginecológica, coméntale al doctor sobre esta molestia. Tal vez pueda indicarte algo que te ayude a aliviarla. En tu estado, es delicado tomar medicamentos que no hayan sido recetados por un especialista.

Ya tienes 28 semanas de embarazo, tu bebé está creciendo, por lo cual necesita más energía. Por esto sería conveniente que incluyeras en tu dieta alimentos como papa, arroz, trigo, maíz, avena, frutas, leche y garbanzos. Estos te proporcionarán nutrientes que le permitirían al bebé y a ti, realizar todas las funciones vitales de manera eficiente.

En tu embarazo todo ha sido cambio, casi todo tu cuerpo ha sufrido alguna modificación, tu ombligo no está exento de esto. Tal vez notes que esté como abultado, sobresaliendo de tu abdomen o más alargado. Tu útero está ejerciendo cierta presión sobre algunos órganos, ocasionando en este caso que el ombligo se asome un poco.

Consejos para embarazo de 28 semanas

Tu alimentación debe ser balanceada, lo que implica que incorpores un poco de cada grupo alimenticio en cada comida. A parte de esto los especialistas recomiendan que las porciones sean de poco tamaño, pero varias veces al día, al menos 5 veces.

Esto traerá muchos beneficios para tu salud, puesto que te ayudará a mejorar la acidez que pudieras estar sintiendo.

Evita cocinar con mucha grasa, especias y picante. Es preferible que prepares los alimentos a la plancha, sancochados, al vapor o al horno.

Tal vez tu médico te haya indicado algunos suplementos alimenticios ricos en hierro, calcio y vitaminas. Los que contienen hierro pudieran ocasionar que te estriñas un poco, para contrarrestar esto es ideal los alimentos que contengan fibra como la avena y frutos secos.

De manera natural, el calcio puedes encontrarlo en la leche, yogurt, queso y verdura fresca. El hierro ayuda en la formación de las células y previene la anemia. Este mineral puedes encontrarlo en frutas deshidratadas, como ciruelas pasas y albaricoques, lentejas, verduras de hojas oscura como la espinaca y acelga, carnes rojas, almendras y nueces.

La lactancia materna es la mejor opción para que alimentes a tu bebé. Tu cuerpo produce una leche con las cantidades necesarias de nutrientes que necesita tu hijo para crecer sano y fuerte.

No hace falta que comas algún tipo de alimento especial mientras amamantas, pero debes tener una dieta equilibrada y sobre todo libre de alcohol, o cualquier tipo de droga que pueda afectar a bebé.

¿Cuál es tu peso en esta semana 28 de embarazo?

Hasta esta semana puedes haber aumentado aproximadamente entre 7,3 y 11 kilos. Tu doctor llevará un registro de tu peso, él será quien te pueda indicar cualquier modificación que debas hacer en cuanto a tu dieta alimenticia.

Conversa con tu bebé, cuéntale lo que hiciste en el día y recuérdale lo importante que es para ti. Hazle saber que hay toda una familia esperándolo. El no podrá escuchar todo lo que le dices, ni tampoco entenderá tus palabras, pero si reconocerá tu tono de voz. Esto lo hará sentirse seguro y amado.