¿Niño o niña?

Quieres comenzar a decorar el cuarto de tu bebé, comprar ropa para el día que nazca, o ir pensando en su nombre. En tus primeras semanas de embarazo es muy difícil saber cuál será su sexo,  vas a tener que esperar un poco más hasta que él esté más desarrollado y tu ginecólogo pueda realizarte una ecografía u otro examen especial.

Sin embargo ya está definido si va a ser niño o niña, y tu pareja fue quien lo determinó. ¿Sorprendida? Sigue leyendo y encontrarás la explicación a esto y a otras dudas que puedas tener sobre lo que te está ocurriendo en la tercera semana de embarazo.

La fecundación

En esta semana 3 de tu embarazo ya tu óvulo está maduro, listo para ser fecundado por el espermatozoide. Esto ocurre en las Trompas de Falopio, que son dos órganos en forma de tubo que conectan a tus ovarios con el útero.

Esta unión, entre el óvulo y el espermatozoide, da origen a un huevo o cigoto, el cual se irá dividiendo y dividiendo, aumentado así el número de células que lo forman.

En este momento,  tu bebé ya es un embrión. Cuando este ya tenga sus órganos bien definidos, lo que ocurre aproximadamente al segundo mes, se le llama feto.

A la par del proceso de división celular que está ocurriendo en el embrión de 3 semanas, este se va desplazando lentamente por las Trompas de Falopio hasta llegar al útero. Ahí se fijará al endometrio, que es un tejido esponjoso rico en vasos sanguíneos  que recubre internamente al útero

El sexo de tu bebé

Lo más importante es que tu hijo nazca saludable, pero de seguro ya tienes esa  cosquillita de saber si tu bebé será un niño o una niña. Es muy temprano todavía para conocer esto, pero en esta semana 3 de tu embarazo ya el embrión tiene su sexo establecido.

Todas tus características como el color de tus ojos, tu altura y tu tipo de cabello están contenidas en unas estructuras llamadas cromosomas, los cuales se encuentran en cada célula de tu cuerpo. Existe un cromosoma específico que define tu sexo, este cromosoma sexual para las mujeres  es XX y en el caso de los hombres es  XY.

Todos tus óvulos tienen un cromosoma sexual X, por el contrario los espermatozoides pueden ser X o Y. Si tu óvulo es fecundado por un espermatozoide con cromosoma sexual X, tu bebé será una niña. Por el contrario si lo fecunda uno con cromosoma sexual Y, será un varoncito.

Esto sólo podrás comprobarlo cuando tu estado de embarazo esté más avanzado, por medio de una ecografía, o utilizado un examen específico que se le realiza al feto.

Síntomas de tu embarazo en la tercera semana

En la gran mayoría de los casos, en los primeros días de tu tercera semana de embarazo, todavía no sentirás ningún síntoma característico de tu estado de gravidez, como nauseas o mareos, porque la fecundación como tal no te causará molestia ni dolor.

Tal vez en estas primeras semanas de tu embarazo podrías sentir sensibilidad en tus senos  o ciertos cambios en tu humor, pero estos pudieran sean producto de la ovulación que ocurrió anteriormente.

A finales de esta semana puede ocurrir la implantación del embrión en tu útero. En este momento puedes presentar lo que se conoce como sangrado de implantación.

Este debería ser de muy poca cantidad, de color rosado o con un ligero tono café y durar corto tiempo. Si se llegara a presentar, lo ideal sería que se lo comunicaras a tu ginecólogo, quien con sus conocimientos podrá aclarar cualquier duda.

¿Cómo debes cuidarte durante esta semana?

Debes cuidarte mes a mes para que goces de una buena salud integral. Tu alimentación y buenos hábitos de higiene mental no deben finalizar después del parto, puesto que luego que nazca tu bebé vendrá otro período importante: la lactancia.

 Consecuencias del consumo de alcohol en tu embarazo

Semana a semana tu embarazo va avanzando. Este momento de tu vida es tan hermoso como delicado, debes cuidar mucho tu salud y la de tu bebé. Por esto es que los médicos recomiendan que no es prudente ingerir bebidas alcohólicas durante tu embarazo, ya que pueden causarle daños a tu hijo.

Los especialistas del tema han estudiado las consecuencias que trae el alcohol en el bebé, denominándolos trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF). Los niños que nacen sufriendo de ellos pudieran tener problemas médicos, de conducta, educativos o sociales.

No se conoce exactamente la cantidad mínima de alcohol que esté permitido ingerir, sin que pueda traer consecuencias en el desarrollo del bebé. Para prevenir cualquier problema, los doctores recomiendan evitar hacerlo.