¡Tu bebé puede reconocer  tu voz!

Como su sistema nervioso está especializándose, tu bebito pudiera escuchar mucho mejor tu voz. El tono  dulce y la calidez de las palabras que le dices, hace que él pueda distinguirla entre otros sonidos que escuche.

Cada día crece y se desarrolla mucho más. ¡Es increíble!

Desarrollo del feto en tu semana 30 de embarazo

Sus huesos tienen su forma bien definida y están desarrollados. Aunque están fijando el calcio, todavía permanecen blandos, lo que es favorable a la hora del  momento del nacimiento. Esa flexibilidad de los huesos le va a facilitar al bebé a pasar con facilidad por el canal vaginal durante el proceso del parto.

Los alvéolos pulmonares, donde se realizará el intercambio gaseoso cuando los pulmones comiencen a funcionar,  siguen evolucionando. Tu bebé comenzará a utilizar sus pulmones para respirar segundos después que nazca, mientras esto ocurre, él toma oxígeno de la sangre que circula a través del cordón umbilical.

Hasta este momento, los glóbulos rojos que contiene la sangre de tu bebé eran formados en el bazo.  Esa función será realizada desde este octavo mes  de gestación  por la médula ósea,  que forma parte de los huesos.

Si estas esperan un niño, sus testículos ya están formados, pero se encuentran en la cavidad abdominal, de donde descenderán hasta la bolsa escrotal. En caso que vayas a tener una niña, en sus dos ovarios ya se encuentran los óvulos.

Esta semana 30 se caracteriza por la especialización, aun mayor que en  las semanas anteriores, del sistema nervioso de tu bebé.  El sentido de la audición es uno de los que ha alcanzado un gran desarrollo. Tu bebé escucha con mayor claridad los sonidos que lo rodean, como el latido de tu corazón.

También puede oír tu voz, y las canciones que le cantas. Imagínate, tiene muchos días escuchándote decirle lo emocionados que están por su pronto nacimiento. El que tu bebé se sienta querido y deseado es  muy importante para su desarrollo emocional.

El feto sigue engordando, creciendo y moviéndose como todo un gimnasta.  Mueve sus brazos y piernas como si estuviera preparándose para una carrera con obstáculos. Si estás acostada, en reposo, tal vez veas como tu barriga se mueve, mientras tu bebé está entrenándose  para ser el campeón del maratón.

Sin embargo, algunos bebes ya comienzan a sumir la posición fetal, cabeza abajo, preparándose para su nacimiento. Si tu hijo todavía no se ha ubicado de esa forma, no te preocupes, algunos lo hacen dentro de unas semanas.

¿Cuánto pesa el feto en esta semana 30 de tu embarazo?

El bebé puede medir alrededor de 38 o 40 centímetros y su peso puede superar el kilo y medio. Su tamaño es parecido al de un pepino.

Síntomas en tu semana treinta de embarazo

Tu barriga ha crecido mucho y aún le falta por hacerlo. Esto posiblemente afecte tu piel, porque tal vez te salgan las no tan deseas estrías. También puede volverte un poco más pesada al caminar, haciendo que lo hagas un poco más lento y con cierta pesadez.

Otro órgano que se ve afectado por el peso del útero es la vejiga urinaria, haciendo que sientas ganas de ir al baño a orinar con muchísima más frecuencia. Esto es normal, excepto si sientes ardor al orinar o tienes escozor en la zona externa de los labios genitales. En este caso, hazle saber a tu ginecólogo lo que está ocurriendo.

En esta semana 30 puedes comenzar a sufrir de insomnio.  El conciliar el sueño puede volverse algo difícil, ya que la ansiedad por la cercanía al momento del parto, las dudas sobre cómo será ese proceso, cómo cuidarás al bebé y la nueva situación económica pueden crearte cierto estado de estrés.

Puedes intentar tomar un vaso de leche tibia antes de acostarte o tomar infusiones de manzanilla. Estas alternativas naturales podrían ayudarte a relajarte y dormir profundamente

También podrías tratar de no tomar mucha agua antes de acostarte, porque eso haría que necesites ir muchas veces al baño, interrumpiendo así tu sueño. De igual forma el evitar comer platos muy elaborados y sazonados a altas horas de la noche, ya que podrían hacer que tengas pesadez en el estómago, y no puedas dormir.

Es importante que bajes el contenido de sal de tus comidas, para evitar que, al retener líquidos, se hinchen tus tobillos y pies. Además al regularizar la sal, estarías ayudando a que tu presión arterial no se eleve, aspecto que debes controlar para evitar la preclancia.

Si sientes una fuerte y repentina contracción del músculo en tu pantorrilla, es un calambre. Puedes aminorar esta molestia flexionando el pie, tratando de estirar los dedos hacia ti. Para tratar de prevenir los calambres podrías consumir alimentos ricos en potasio, como el plátano.

¿Cuál es tu peso en esta semana 30 de embarazo?

Ahora pudieras estar pesando alrededor de 8,2 y 12,2 kilogramos más de lo que pesabas antes de quedar embarazada.

Cuidados en tu semana 30 de embarazo

Tal vez te ha ocurrido que mientras estas descansando no puede dejar de mover tus piernas, las pones a la derecha, a la izquierda, las subes, las doblas. Estos síntomas posiblemente correspondan a lo que se conoce como el síndrome de las piernas inquietas.

Muchas mujeres embarazadas lo sufren, y los especialistas suelen asociarlo con un bajo nivel de hierro. Por esto recomiendan ingerir alimentos ricos en hierro como la espinaca, acelga, fresas y guayaba. También sugieren que, antes de ir a la cama, evites realizar algún tipo de ejercicio o que tomes  bebidas que contengan cafeína.

Si tienes otro hijo, es muy importante que desde el momento que supiste que estabas embarazada lo involucres con la llegada del hermanito. Tu hijo puede sentir celos por el nuevo integrante de la familia, así que debes hacerlo sentir seguro que mamá y papá siempre estarán ahí para él, toda la vida será una persona importante en la familia.

Puedes pedirle que le hable a su hermanito y que te acompañe a tu cita ginecológica. Explícale con detalles, pero de una manera sencilla, todo lo que está ocurriendo en tu embarazo. Si vas a decorar un cuarto para el bebé,  considera también realiza algunos cambios en el de tu hijo, considerando sus gustos.

Cuidar y atender al nuevo hermanito pudiera ocupar casi todo tu día, por esto reserva para tu hijo mayor un tiempo solo para él. Esto hará que refuerces  aún más tu relación con él, haciéndolo sentir querido e importante.

Todos en casa esperan con ansias la llegada del nuevo miembro de la familia. ¡Ya falta muy poquito para eso!