Tus senos comienzan a producir leche

¡Muy pronto podrás abrazar a tu bebé! Él ha estado creciendo muy rápido y tu cuerpo está adaptándose a la nueva etapa que se avecina, la lactancia.

Es por esto que, probablemente, tus senos ya estén comenzando a producir la leche materna. Inclusive podrían comenzar a salir unas pequeñas gotitas por tus pezones.

En esta semana pudiera ser un momento ideal para que junto a tu pareja comiencen a arreglar el cuarto del bebé. ¡Juntos tendrán ideas prácticas y muy creativas!

Desarrollo feto en la semana 31 de embarazo

Tu bebé podría estar colocado en posición cefálica, con su cabeza hacia abajo en dirección al cuello del útero.  Esto lo hace porque ya está preparándose para su nacimiento.

Algunos fetos pueden colocarse en esa posición en las próximas semanas,  todavía tiene tiempo para voltearse.

Como está más grande, cada día le costará un poco más moverse a sus anchas. Sin embargo aún tiene espacio en el útero y puede hacerlo, cada vez extienda sus brazos lo sentirás con fuerza ¡Tu vientre brincará cada vez que tu bebé de una patadita!

Su crecimiento  continúa en todos sus órganos y sistemas, sus riñones están eliminando más de medio litro de orina. Esto hace que el líquido amniótico ya no sea un 90 por ciento de agua, como en las primeras semanas. Ahora tiene otras sustancias, pero igual sigue siendo el medio ideal para que el bebé se desarrolle.

Así como tu bebé ha crecido en esta semana 31 de embrazo, también ha aumentado de peso. Ahora en su cara se pueden ver sus mejillas más rellenitas, listas para recibir los miles de besitos que van a darle cuando nazca.

En la ecografía podrás verlo mover su cabeza, más que en las semanas anteriores. La mueve de lado, hacia arriba, hacia abajo, pareciera que estuviera bailando al ritmo de su canción favorita.

Durante esta semana 31 de embarazo,  sigue madurando el sistema nervioso de tu bebé. En el cerebro siguen formándose las neuronas y las conexiones con cada uno de los órganos, lo cual hace que estos funciones de manera más especializada.

Aunque dentro del útero no tiene las condiciones para poder distinguir lo que tiene alrededor, sus ojos ya tiene las estructuras, como el nervio óptico y la retina, que le permiten percibir algunas luces y sombras.

Sus huesos siguen asimilando calcio, lo que hace que  ya no sean tan cartilaginosos, sino un poco más duros.

Los pulmones siguen desarrollándose. Los alveolos pulmonares,  en los cuales ocurren el intercambio gaseoso, ya casi están maduros para participar en el proceso de respiración de tu bebé cuando nazca.

El bebé puede mover su mano hasta la boca y chuparse el dedo. Esto lo ayudará cuando lo amamantes, donde tenga que succionar tu pecho para obtener la leche.

¿Cuánto mide y pesa el feto en la semana  31 de embarazo?

Tu bebé puede estar pesando entre 1.600 y 1.800 gramos y midiendo aproximadamente 42 centímetros. Su tamaño es similar a una piña.

Síntomas en tu semana 31 de embarazo

Tal vez te sientas un poco más cansada, y hasta pueda que algunas veces te cueste respirar. Esto puede deberse  a que tu útero este empujando al diafragma contra los pulmones.

Tu vulva pudiera estar hinchada, sobre todo cuando el día termina.  Una posible explicación de esto es la presión ejercida por el feto sobre la región púbica. Este peso también altera la circulación sanguínea, haciendo que los labios de la vulva se inflamen.

Otro desagradable síntoma propio del embarazo son las hemorroides. Estas son venas de la región anal que se dilatan, posiblemente por la presión del útero sobre el recto. Pueden llegar a ser muy incómodas, llegando a producir sangrado y dolor.

Si estas sufriendo de hemorroides, las cuales generalmente vienen acompañadas de estreñimiento, coméntaselo a tu doctor. Él podría indicarte algunas cremas tópicas para aminorar las molestias.

Sin embargo, puedes apoyarte en algunas opciones naturales como incorporar a tu dieta alimentos ricos en fibra, como la avena y frutas secas. El practicar ejercicio de manera moderada posiblemente te  ayuden a mejorar los movimientos del intestino, regularizando así su función.

¿Has notado que en esta semana 31 de tu embrazo tu útero se contrae algunas veces? Esto puede ser normal, el útero es un músculo muy fuerte y tiene que prepararse para el parto.  Las  contracciones de Braxton Hicks son indoloras,  esporádicas y muy breves.

Debes estar atenta si estas contracciones se acompañan de dolor en la pelvis o si presentas flujo vaginal mucoso o sanguinolento. Si esto ocurre o tienes cualquier duda, acude al ginecólogo de manera inmediata.

El ph de tu vagina  pudo haber cambiado, lo que hace que pudiese desarrollarse algún tipo de infección vaginal, como la candiasis. Esta es producida por la cándida, que es un hongo que habitualmente habita en la vagina, pero que los cambios de ph en esta hacen que se multipliquen.

Algunos de los síntomas de esta infección pudieran ser ardor o picazón en el área genital externa, pudiendo ocasionalmente existir algún flujo de color amarillento claro.

Cuidados en la semana 31 de embarazo

En la ecografía de esta semana 31 de embarazo, el doctor pudiera evaluar varias cosas. En primer lugar chequear los latidos del corazón del bebé, luego verá qué posición tiene. Puede estar cefálico, cuando su cabecita está dentro de la pelvis, podálica, si su cabeza está hacia arriba, hacia el tórax. También puede estar posicionado transversalmente, ubicándose en el útero de manera horizontal.

En el eco, el doctor estudiará el crecimiento fetal, tomando sus medidas de la cabeza, abdomen y fémur. La placenta también es evaluada, midiendo el grado de envejecimiento y la cantidad de líquido amniótico que ahí se encuentre.

Tu bebé está creciendo, por lo que tu barriga está más grande.  Internamente está ocupando algo del espacio del estómago,  lo cual puede provocarte una sensación de llenura cuando comes.

Para mejorar esta molestia lo que sería  recomendable que hicieras entre 5 y 6 comidas al día, en porciones no muy grandes. Esto podría evitar que sientas pesadez o alguna indigestión.

También pudiera contribuir a que no tengas molestias digestivas si cocinas a la plancha o al vapor, ya que los alimentos fritos pudieran darte acidez.

Trata de comer frutas,  verduras, leche, carne y otros alimentos con altos niveles de hierro, calcio y vitaminas.  Ah.. y no olvides mantenerte bien hidratada, toma por lo menos 2 litros de agua al día.

Si en tu trabajo tienes que durar mucho tiempo sentada, trata de levantarte cada 30 o 40 minutos y camina por un rato. Mientras estés sentada mueve tus tobillos y trata de apoyar tu espalda sobre el espaldar de la silla.

¿Cuál es tu peso en esta semana 31 de embarazo?

Si tomas en cuenta tu peso inicial, en esta semana podrías haber aumentado entre  8,6 y 12,8 kilos. Un aumento excesivo de peso podría ser dañino para tu salud y para la de tu bebé. Es importante que comas sano. En esta etapa de tu embarazo más que cantidad de alimentos necesitas una buena calidad nutritiva de estos.

Tu bebé ha crecido muchísimo, pero aunque no lo creas, ¡aun crecerá mucho más!