¡Listo para disfrutar el mundo exterior!

El cerebro de tu bebé sigue madurando y sus cinco sentidos ya están preparados para percibir el mundo exterior que le espera.

Esta semana 33 de embarazo es muy importante para el crecimiento de tu bebé. Además, sigue ganando peso. ¡Ya está más gordito!

El vínculo entre tu hijo y tu cada día es más cercano. Cada vez que le cantas o le hablas, él reconoce tu voz y siente todo el amor que le tienes.

Desarrollo del feto en tu semana 33 de embarazo

El desarrollo del oído de tu bebé está casi completo. Ya puede distinguir con mucha mejor claridad tu voz y saltará si escucha un fuerte ruido.

Durante esta semana tu bebé podría estar colocado en  posición cefálica, es la adecuada para nacer. El pudiera tener su cabecita hacia abajo, de esta manera en el parto sería lo primero que saldrá de tu útero.

Si el bebé tiene aún una posición podálica, con sus pies hacia adelante, no te preocupes, todavía tiene algunas semanas para cambiar de posición.

El bebé de 33 semanas de gestación tiene su sistema digestivo y excretor funcionando. Traga líquido amniótico, el cual es procesado en su estómago. La porción líquida va a los riñones, produciendo la orina.

En los intestinos, los cuales ya tienen algunas enzimas digestivas, se van acumulando de partículas sólidas y sustancias de desecho que forman parte del meconio. Estas serán las primeras heces, generalmente de color marrón verdoso, que expulsará tu bebé al nacer.

La mayoría de los huesos del feto están endureciéndose. Sin embargo, los de su cabecita son diferentes al resto.

Estos tienen un pequeño espacio entre ellos, son más blandos y mucho más flexibles. Todo esto le va a facilitar su paso por el canal vaginal, durante el proceso de su nacimiento.

El cerebro es un órgano muy complejo, es el centro que controla todos los sistemas del organismo de tu bebé. Aunque se formó meses atrás, todavía en esta semana 33 de tu embarazo sigue desarrollándose.

Tu pequeñín ha subido bastante de peso, porque está acumulando más grasa en su cuerpo. Esto hace que ya su piel no se vea tan arrugadita como en los primeros meses.

También está mucho más grande, tanto que en esta semana 33 tiene poco espacio para hacer los movimientos libremente. Es por esto que cada vez que estira sus piernas o sus brazos, o practica el baile de algún baile moderno, puedes ver como tu barriga se mueve también.

Sus pulmones están desarrollándose activamente, aunque están casi maduros, todavía les falta un poco. Sin embargo, en la ecografía pudieras ver a tu bebé realizando algunos movimientos en su torso, como si estuviera respirando. Lo que ocurre es que sus músculos se están entrenando para cuando respire por si solito.

¿Cuál es el tamaño del bebé en tu semana 33 de embarazo?

En tu bebé  pudiera estar pesando alrededor de dos kilos y midiendo cerca de  44 centímetros, desde su cabeza hasta los pies. Si quieres imaginarte su tamaño, es muy parecido al de una piña.

Síntomas en la semana 33 de embarazo

Muy posiblemente pudieras estar sintiendo algunas contracciones, estas podrían ser  las conocidas como Braxton-Hicks. Estas son muy diferentes a las que tendrás durante el parto, ya que son de baja intensidad y ocurren con poca frecuencia. No obstante, debes prestarle atención y comunicarle a tu médico lo que estas sintiendo.

Aunque es poco probable que tengas los mareos y nauseas de los primeros meses, ahora pudieras tener una sensación de llenura cuando comes. Esto se debe a que tu útero ha crecido, presionando al estómago.

Para disminuir este malestar de tu estómago, pudieras comer pocas porciones de comida varias veces al día. Además, es recomendable que evites los platos muy condimentados y con altos contenidos de grasa, ya que estos hacen que la digestión ser más pesada.

Estas embarazada de 33 semanas, tu cuerpo ha estado soportando un peso mucho mayor al que habitualmente estaba acostumbrado. Esto pudiera hacer que tus manos, tus tobillos y los pies se hinchen.

Si por tu trabajo debes permanecer largas horas de pie, trata de caminar un rato, haciendo ejercicios de flexiones en tus rodillas. Lo ideal es que te sientes a descansar, por períodos de al menos 5 minutos, con las piernas en alto. Todo esto ayudará a mejorar la circulación de tus piernas.

También debes tener cuidado con la cantidad de sal que le agregas a tus comidas. El exceso de esta puede provocar alteraciones en tu tensión arterial, que pudiera estar asociada a la preeclampsia.

Tus pechos han ido aumentando progresivamente de volumen. Ahora, en esta semana 33 de gestación, estos se están preparando para la lactancia.

Pudiera ocurrir que por tus pezones salgan pocas cantidades de calostro. Esto es una sustancia amarillenta muy rica en grasa, que nutrirá a tu bebé antes que comience la producción de leche materna.

El dolor en la parte baja de tu espalda pudiera intensificarse, incluso extenderse hacia los glúteos, el muslo y la pierna. Esto posiblemente se deba a que por el peso de tu bebé, el útero presiona al nervio ciático.

Para aliviar esta dolencia es recomendable que regularmente practiques ejercicios de bajo impacto o yoga. También puedes poner calor en la zona o aplicar algún gel con un suave masaje, para relajar un poco el músculo.

¿Cuál es tu peso en esta semana 33 de embarazo?

Hasta este momento, tal vez hayas aumentado alrededor de 9,5 y 14 kilogramos. Si al inicio de tu embarazo pesabas unos 70 kilos, ahora deberías estar pesando un máximo de 84 kilos.

Consejos en la semana 33 de embarazo

Como ya está cerca la fecha de tu parto es bueno le preguntes a tu ginecólogo sobre los síntomas que pudieran indicarte que estas en trabajo de parto. Esto podría ayudarte a sentirte más relajada y prestar atención solo a aquellas  señales que están realmente asociadas con el proceso del parto.

Alrededor de la semana 33 de gestación, algunas mujeres pudieran sufrir de lo que se conoce como el síndrome del túnel carpiano. Esta es una inflamación de uno de los nervios que pasa por la muñeca.

Sus síntomas podrían ser dolor en la muñeca y adormecimiento de las puntas de los dedos. Si sientes alguno de estos signos, consúltale a tu médico, él te dará las indicaciones para aliviarlos.

La maduración del sistema nervioso de tu bebé ha ido ocurriendo progresivamente. Tu alimentación puede contribuir en gran medida con esto. La dieta durante el embarazo debería contener pasta, cereales integrales, arroz, fibras. También es imprescindible que consumas algún tipo de proteínas, como huevo, pescado o carne, frutas y legumbres.

No olvides los lácteos y cualquiera de sus derivados y tomar al menos 2 litros de agua diariamente, para mantenerte hidratada.

¿Tienes una línea vertical oscura en tu vientre? Durante esta semana 33 de embarazo, tu vientre pudiera parecer estar dividido en dos mitades, por una delgada línea más oscura que el color de tu piel.

Esta línea aparece debido al aumento de tu pigmentación. No te preocupes, unas semanas más tardes del nacimiento de tu bebé habrá desaparecido.

La forma de tu ombligo también puede estar algo diferente. Como tu útero ha crecido mucho, empuja hacia afuera tu ombligo. Este puede volverse bastante sensible, sin embargo una vez que tu bebé haya nacido, el ombligo volverá a su posición y tamaño normal.

Faltan pocas semanas  para dar a luz, cada día puedes sentirte un poco más pesada. Trata de descansar, sin dejar a un lado tu rutina de ejercicios o de yoga. Esto te relajará y mantendrá tus músculos entrenados para el momento del parto.