¡Tu bebé está en posición para nacer!

En las semanas anteriores, tu bebé tenía todo el espacio para moverse libremente. ¡Era el bailarín de la familia!  En esta semana 34 de tu gestación, ya no podrá hacerlo tan fácilmente, porque está muy grande. Además, ya pudiera estar cabeza abajo, listo para salir y conocerte.

Aunque faltan unas semanas para esto, tu bebé poco a poco va adaptándose para la hora del parto.

Desarrollo del feto en tu semana 34 de embarazo

Los huesos de tu bebé siguen endureciéndose, esto es gracias al calcio que extrae de los nutrientes que tú consumes.

Su cráneo todavía no se ha cerrado completamente. Los huesos que lo forman son bastante flexibles, esto va a permitirle adaptarse más fácilmente al canal de parto, cuando vaya a nacer.

Tu bebé, en esta semana 34 de tu embarazo, probablemente ya se encuentre en posición cefálica, cabeza abajo. Si está posicionado de forma podálica, pudiera girarse.

Sin embargo, debido a que ha crecido mucho y su espacio es reducido, puede ser algo difícil que lo haga. Tu médico puede aclarar todas tus dudas sobre este tema.

En este último mes, el bebé recibirá de ti mayor cantidad de  inmunoglobulina, que lo ayudarán a crear las defensas naturales contra los gérmenes que se encuentren fuera del útero.

Dichas sustancias las ha recibido durante todo el embarazo, pero en esta semana 34 de gestación, tu placenta es de mayor tamaño, lo que permite un flujo mucho mayor de sustancias hacia el feto.

Además, este órgano tiene pequeñas fisuras que permite la circulación  más fácilmente de las moléculas de mayor tamaño.

Los pulmones del feto han prácticamente completado su maduración. A pesar de esto, no tienen todavía los niveles de surfactante pulmonar que aseguren que puedan funcionar en esta semana 34.

Si se llegase a presentar un parto prematuro, el doctor pudiera administrarle sustancias químicas al feto que ayudarían a que terminen de madurar los pulmones.

Cada día, la piel de tu bebé está menos arrugada, porque está acumulando grasa.

Todo su cuerpo está cubierto de una sustancia muy densa, de color  amarillento, llamada vérnix caseosa. Esta hará que el feto se desliza con mayor facilidad a través del canal de parto.

El bebé de 34 semanas de embarazo tiene momentos en los cuales están despiertos y otros donde están en reposo. Tú podrás saber cuándo estén activos, porque sentirás las fuertes pataditas y los movimientos de sus brazos, estirándose.

¿Sientes pequeños movimientos rítmicos en tu barriga? Quizás tu bebito tenga hipo.  Esta contracción involuntaria del diafragma es completamente normal. Inclusive estos sueles asociarse con la “practica” de los músculos para cuando tengan que intervenir en el proceso de respiración.

¿Cuál es el tamaño del feto en tu 34 semanas de embarazo?

Tu bebé tiene el tamaño similar al de un melón. Puede medir entre 43 y 46 centímetros y pesar unos 2,33 kilogramos.

Síntomas en tu semana 34 de embarazo

Tu barriga ha crecido mucho desde la última .semana, lo que hace que algunos órganos como el estómago y los intestinos, se desplacen un poco hacia arriba. Esto pudiera ocasionarte que sientas dolor o presión en la zona costal, lo que podría estar asociado a lo que se conoce como neuritis intercostal.

Estas dolencias puedes aliviarlas si colocas calor es esa zona. Bien sea con una manta eléctrica o con una bolsita llena de semillas que puedas calentar. Otra manera de disminuir el dolor es levantar y estirar el brazo que está del lado que te duele.

Si el dolor persiste, consulta con tu médico, él te evaluará y podrían indicarte algún medicamento que te ayude con esta molestia.

También pudieras sentir que respiras más rápido, pudiendo sentir a veces que te falta el aire. Esto también se debe al desplazamiento que han sufrido los órganos, los cuales presionan al diafragma..

No te preocupes, esto no quiere decir que tu bebé está recibiendo menos cantidad de oxígeno, solo que tu respiración se ha hecho menos profunda.

En esta semana 34 de gestación, la digestión suele volverse más pesada. Debido a esto, trata de hacer varias comidas ligeras al día, evitando consumir alimentos fritos. Si cocinas al vapor o a la plancha es mucho más sano para tu organismo, porque no estarías añadiendo más grasa de la que ya contiene naturalmente el alimento.

En la medida de lo posible, continua con tu rutina de ejercicios. Estos te ayudarán con la circulación, fortalecerá tu musculatura y te ayudará a liberar las toxinas de tu cuerpo.

Puede que en estos días te sientas algo más cansada y un poco ansiosa, esto es normal. Tu cuerpo ha pasado por muchos cambios, físicos y hormonales. Trata de tomar cada situación de tu vida con tranquilidad.

Para lograr esto, los ejercicios de yoga ayudan enormemente, puesto que ayudan a concentrarte y a manejar tu respiración para calmarte ante una situación estresante.

¿Cuál es tu peso en esta semana 34 de embarazo?

Es normal que aumentes de peso durante el embarazo. Son embargo, la cantidad de estos no es una regla, puede variar dependiendo del tamaño y constitución ósea de la madre. Hasta esta semana , pudieras haber aumentado entre  10 y 14,6 kilogramos.

Cuidados en tu semana 34 de embarazo

El calcio es muy importante durante el embarazo, ya que tu bebé lo necesita para fortalecer sus huesos. Si una mujer embarazada no consume diariamente la cantidad de calcio suficiente,  sus huesos pudieran verse afectados, ya que el bebé extraerá este mineral de la estructura ósea de la madre.

Por esto debes incluir en tu dieta diaria alimentos ricos en calcio, como la leche, los quesos, las sardinas en aceite, las avellanas, las almendras, el yogurt, los garbanzos, las acelgas y los huevos.

Todos estos pueden formar parte de una dieta balanceada, donde pudieran tener cabida algunos dulces, pero solo de manera ocasional.

Es muy útil que, a partir de esta semana 34 de embarazo, tu, junto a tu pareja, se familiaricen con los síntomas pudieran indicar el inicio del parto. De esta manera podrán estar atentos y  tomarán acciones oportunas, en caso que el parto pueda adelantarse unas semanas.

También es conveniente que evalúen juntos, como pareja, el sitio donde darás a dar a luz. Pudieras indagar sobre los requisitos para la admisión, los costos, si hay médicos especialistas en recién nacidos, entre otras cosas.

Todas estas cosas podrían intranquilizarte un poco. Solo piensa que actuar de manera precavida y manejar toda la información sobre el parto los ayudará a afrontar este momento con naturalidad y tranquilidad.

Debido al gran tamaño de tu barriga, posiblemente te cueste conciliar el sueño. No encuentras una posición cómoda, te mueves de un lado, hacia el otro, estiras la pierna y luego la encoges.

Pudieras intentar colocar una almohada entre tus piernas y dormir de lado, preferiblemente del lado izquierdo. De esta manera estarías facilitando la circulación de la sangre en tu cuerpo.

Los días pasan muy rápido, parece que fue ayer cuando te enteraste que estabas embarazada. Ya han transcurrido 34 semanas, muchos cambios han ocurrido en ti y en tu bebé.

Lo más importante es que muy pronto podrás abrazarlo y toda la familia celebrará ¡el nacimiento del rey de la casa!