!Tu bebé sigue creciendo a millón!

Está tan grande que casi no puede moverse. Ya no puede nadar a su antojo o saltar como un deportista, porque además de estar creciendo, su cuerpo está más gordito. Cuando se estira, sus codos o pies pueden hacer que tu barriga «brinque».

En esta semana 35 de embarazo, tu bebé tiene largas horas donde está dormido y otras en las que está activo.

Ya estás muy cerca del momento del parto, ¡por fin podrás abrazar a tu bebé!

Desarrollo del bebé en tu semana 35 de embarazo

Los pulmones del feto se han madurando poco a poco. En las semanas anteriores el surfactante ha venido siendo secretado, lo que ha producido que los alvéolos pulmonares ya estén desarrollados. Así que, muy probablemente los pulmones ya estén completamente maduros, listos para comenzar a funcionar al momento de nacer.

La piel tiene un tono rosado y está comenzando a perder los pequeños vellos que la cubrían. Sin embargo, seguramente cuando tu  bebé nazca todavía tendrá en algunas partes de su cuerpo restos de ese lanugo.

En esta semana 35 de gestación,  el feto pudiera estar colocado en posición cefálica, con la cabecita hacia tu pelvis. Esta es la posición adecuada para atravesar la vagina, al momento del parto.

Si tu bebé es un varoncito, los testículos ya pudieron haber descendido desde el interior del cuerpo hasta el escroto. En el caso que sea una niña, los labios menores de su vulva comenzaran a hacerse más prominentes.

Los riñones, que han estado trabajando desde meses atrás, están funcionando plenamente. El hígado también está maduro, listo para comenzar a procesar los alimentos que ingiera tu bebé. Durante los primeros meses, la leche materna es la mejor opción para alimentarlo.

Debido a que las terminaciones nerviosas están especializadas, el reflejo de succión es mucho más preciso. Cuando tu bebé lleva su dedito a la boca, lo chupa con mayor fuerza. Esto lo va a favorecer muchísimo cuando lo amamantes, así que ¡ya está entrenándose para ese momento!

El cuerpo del bebé, en esta semana 35 de tu embarazo, tiene las proporciones muy similares a las de un recién nacido. Debajo de su piel se está acumulando grasa, lo que hace que se vea más gordito.

El calcio sigue fijándose en sus huesos, por lo que ahora son más duros. Sus uñas están más largas, pudiendo sobrepasar el borde de los dedos de sus manos y  pies.

¿Cuál es el peso y la talla del bebé en esta semana 35 de gestación?

Ya pudiera estar midiendo alrededor de 46 cm, desde su cabecita hasta los pies. Su peso está entre 2300 y 2500 gramos. En esta etapa, su tamaño es parecido al de un melón .

Síntomas en tu semana 35 de embarazo

Aún faltan algunas semanas para el parto, pero es importante que conozcas algunos síntomas que pudieran indicarte que ese momento se aproxima.

La señal principal del inicio del parto son las contracciones. Estas pudieran iniciarse muy leves, como el dolor de vientre que tienes durante tu menstruación. Sin embargo, a medida que pasan las horas las contracciones son más seguidas y de mayor intensidad.

El dolor pudiera trasladarse hacia la zona de tus caderas y la parte baja de la espalda.

Otro síntoma pudiera ser la expulsión de un tapón mucoso, con algunos trazos de sangre. También, la placenta, donde ha estado tu bebé durante todas estas semanas, pudiera comenzar a romperse.

Si esto ocurre, puede salir por tu vagina un fluido acuoso, es el líquido amniótico. Generalmente sale muy poco liquido, pero pudiera ocurrir que la cantidad sea mucho  mayor. En este caso pudiera tratarse que rompiste fuente. No te alarmes, mantén la calma  y dirígete al centro hospitalario.

Tal vez puedas comenzar a sentir mayor presión en la zona baja de la pelvis. Esto se debe a que el cartílago de la pelvis está expandiéndose, para darle cabida al bebé que ya se está introduciendo su cuerpo en el canal de parto.

Además , esta molestia pudiera hacer que camines de manera diferente. Ahora podrías hacerlo balanceando tu cuerpo, porque inconscientemente tratas de equilibrar  tu peso corporal.

Los calambres pudieran presentarse con mayor intensidad en esta semana 35 de embarazo. Una dieta rica en potasio podría ayudarte a minimizar esta dolencia.

Como tu piel se ha estirado bastante, pudieran aparecerte estrías. Estas se producen por la ruptura de las fibras de colágeno que forman tu piel. Además de la línea roja que las caracteriza, suelen picarte mucho.

Para calmar el escozor puedes aplicarte alguna crema hidratante o un aceite naturales a base de aloe vera.

Tienes un embarazo de 35 semanas, tu cuerpo ha venido adaptándose a los requerimientos de desarrollo del bebé. Pronto, después del parto, comenzará el período de lactancia materna.

Para esta nueva etapa también has estado preparándote.  La glándula hipófisis está segregando una hormona llamada prolactina, que es la encargada de producir la leche.

La primera porción de leche que se elabora se llama calostro. Ese es un liquido de color amarillo claro rico en proteínas que puedes comenzar a segregar por tus pechos a partir de esta semana 35 de embarazo.

La acción de las hormonas pudiera ralentizar tus intestinos, haciendo que sufras de estreñimiento.  Esto puede llegar a ser una molestia incómoda y dolorosa.

Para ayudar a que sus intestinos funcionen mejor podrías consumir alimentos con alto contenido de fibra, comer varias veces al día en pequeñas porciones y beber entre uno y dos litros de agua al día.

El caminar también es beneficioso, ya que no solo provocarías que todos tus sistemas corporales se activen, sino que también estarías quemando esas calorías extras que tal vez consumiste.

Los genitales externos podrían aumentar de tamaño, puesto que se inflaman.  También, debido a la presión contra la vejiga urinaria, posiblemente sientas la necesidad de ir con mayor regularidad al baño para orinar.

Consejos en la semana 35 de tu embarazo

Durante la visita a tu ginecólogo, este podría indicarte una prueba para descartar la presencia del Streptococo agalactiae. Este germen puede encontrarse en la flora vaginal de las mujeres, sin ocasionarle algún tipo de síntoma. Sin embargo si al momento del parto el bebé entra en contacto con él, pudiera infectarse y traerle algunas complicaciones de salud.

Aunque la sensación de pesadez haya podido mejorar un poco, sería conveniente seguir cuidando tu dieta. Una buena alimentación no significa comer en exceso, es ingerir los alimentos que posean los nutrientes que ayuden al desarrollo del bebé y al mantenimiento de tu organismo. El omega-3  es un ácido graso esencial para tu cuerpo, ya que contribuye en la formación de las células, especialmente las del cerebro.

Debido a que esta sustancia no es sintetizada por el cuerpo, es necesario consumirlo. De manera natural, puedes conseguir omega-3 en los aceites de germen de trigo, nuez, canola y en pescados como el salmón, la caballa y las sardinas.

¿Tienes todo listo para el momento del parto? A pesar que te faltan algunas semanas, sería oportuno que tengas preparado toda la ropita del bebé, los pañales y las mantas. También podrías tener a la mano la ropa que te gustaría usar mientras estés en el centro de salud. Escoge algo cómodo, pero que lleve tu estilo.

No olvides los artículos de aseo personal, como las toallitas húmedas. Sería conveniente que sean sin olor e hipoalergénicas, ya que en esos primeros días tu bebé pudiera ser sensible a alguna sustancia.

¿Cuál es tu peso en esta semana 35 de embarazo?

Muy probablemente hayas aumentado entre 10,4 y 15,2 kilos desde el moemnto en que comenzó tu embarazo.

Conversa con tu ginecólogo cualquier duda que tengas sobre el parto. El tu pareja y  tu estén informados los ayudará a estar menos ansiosos  mientras llegue ese momento.