¡Tu bebé está más gordito!

Casi todos los órganos ya han madurado lo suficiente para funcionar a plenitud cuando nazca. A partir de esta semana, el cuerpo de tu bebé comienza a acumular más grasa, por lo que cada día pudiera aumentar alrededor de 25 o 30 gramos.

Esta grasa no solo hará que luzca más rellenito, también lo ayudará poco a no sentir tanto frío en el momento de su nacimiento, ¡porque dentro de tu útero estaba muy calientico!

Desarrollo del bebé en la semana 36 de tu embarazo

Los huesos  que forman el cráneo están formados, pero todavía son flexibles y blandos. Esto va a facilitar el paso del bebé por el canal del parto, al momento de su nacimiento.

En la semana treinta y seis de embarazo, el feto suele estar en posición cefálica, con su cabeza hacia abajo, encajado en la pelvis. Los diferentes órganos y sistemas culminarán pronto el proceso de maduración, para que al nacer el bebé, puedan funcionar de manera independiente.

Su piel luce con menos pliegues, porque debajo de esta se ha acumulado grasa, haciendo que se estire. Poco a poco ha comenzado a perder el vernix caseosa y el lanugo que cubría la epidermis. Aunque cuando nazca, todavía tendrá en su cuerpo algunas partes con esa grasa y finos vellos.

Cuando el bebé traga líquido amniótico, las partículas sólidas, como restos de vermix y vellos, son filtrados por el intestino. Allí se acumulan y van formando el meconio, que tiene una consistencia pastosa y es de color verde oliva o negro. Estas primeras heces serán expulsadas luego que el bebé haya nacido.

En esta semana 36 de gestación, el bebé tiene muy marcados los tiempo de reposo y de actividad. Probablemente notes que el feto pase un tiempo del día tranquilito, con muy poco o casi ningún movimiento. Sin embargo, también sentirás como tu barriga “brinca” cada vez que intenta estirarse.

Los sentidos los ha desarrollado plenamente. A tu bebé le encanta cuando le hablas, tu tono de voz ya le es familiar. Si acaricias tu barriga mientras le cantas, podrás sentir  como se mueve, es que está ¡súper contento de escucharte!

¿Cuál es el tamaño del bebé en la semana 36 de tu gestación?

El tamaño del feto es similar al de un melón amarillo. Pudiera estar pesando alrededor de 2,7 kilogramos y midiendo entre 45 y 50 centímetros.

Síntomas de tu semana 36 de embarazo

Tu barriga puede estar más baja, debido a que el bebé está encajado en la pelvis. Esta nueva posición podría mejorar la sensación de llenura y de reflujo que sentías al comer, ya que ha dejado de presionar un poco tu estómago.

La incomodidad al dormir y los dolores de espalda tal vez continúen. Al descansar, trata de ponerte del lado derecho y ajusta las almohadas hasta que encuentres una posición más cómoda.

Tal vez tu barriga pueda ponerse algo dura, sobre todo cuando caminas por un largo tiempo o si subes y bajas escaleras. Estas podrían ser las contracciones de Braxton Hicks, que podrías comenzar a sentir a partir de esta semana 36 de embarazo.

Estas son esporádicas y muy leves. Son muy diferentes a las del parto, que se caracterizan por ser regulares e ir en aumento progresivo en frecuencia y  en intensidad de dolor. Aunque las que estés sintiendo en esta semana 36 sean suaves, infórmale a tu doctor. Estas muy cerca del momento del parto y el debe estar atento a cualquier síntoma que presentes.

En tu consulta médica pídele que te hable sobre los signos físicos del parto. Si estás informada podrás identificar el momento cuando comience el proceso de dar a luz.

Existen varias señales, que no siempre suelen aparecer antes del parto. Hay mujeres que pudieran entrar en trabajo de parto sin haber presentado ninguna de estas. Sin embargo conocerlas te puede ayudar muchísimo.

La ruptura del saco amniótico es una de ellas. En algunas mujeres esto  podría ocasionar  solo una gotas de flujo, mientras que en otras el flujo podría ser abundante y repentino.

Es posible que presentes un flujo mucoso de color rosado o con manchas de sangre. A veces puede pasar desapercibido, en otros casos aparece una vez iniciadas las contracciones. Sin embargo, este tapón mucoso suele ser una señal del cuerpo que está relacionada con el inicio del parto.

La señal inconfundible que indica el comienzo del trabajo de parto es cuando tu útero comienza a contraerse a  intervalos regulares. Las primeras que ocurren son similares a los dolores menstruales. Poco a poco estas van aumentando en duración e intensidad, haciéndose a su vez más frecuentes.

Si en algún momento llegases a sentir algún síntoma parecido a alguno de estos, consúltalo de inmediato con tu médico, quien te dará las instrucciones que debas seguir. Si tienes sangrado o contracciones muy fuertes, mantente calmada y dirígete de manera inmediata al centro de salud.

Consejos para la semana 36 de embarazo

¿Sientes que se te olvidan las cosas con frecuencia? Eso puede ser una conducta normal en estas últimas semanas de embarazo. Podrías sentirte abrumada o distraída por todos los cambios que estas a punto de vivir.

Además, pudieras estar algo cansada, debido a que el peso de tu barriga hace que te agotes más y porque tal vez no estés durmiendo bien.

Convertirse en padres implica sentimientos muy profundos, solo pensar que dentro de poco tiempo podrás abrazar a tu hijo te llena de una inmensa alegría. Sin embargo, también pudiera generarte angustia.

Durante las primeras semanas el bebé requiere alimentarse con frecuencia, lo que pudiera alterar tus horas de descanso. Las nuevas tareas de cuidar al bebé podrían abrumar tanto a ti como a tu pareja

Para hacer el trabajo un poco más sencillo podrían compartir las obligaciones, trabajando como un equipo. Hay cosas que solo puedes hacer tu, como por ejemplo amamantar, pero tal vez tu pareja pudiera atender al bebito luego de eso, así podrías descansar un rato.

También es importante que trataran de mantener la vida social. El salir juntos a visitar a los familiares y amigos podría servir como una fantástica actividad liberadora de estrés.

Habla con tu pareja sobre tus temores, muy probablemente él esté sintiendo lo mismo. Pídele que te comente los suyos, escúchalo con atención. Juntos encontrarán la forma de liberar esas tensiones y de afrontar las situaciones  que vayan surgiendo cuando nazca el bebé.

Durante todo el embarazo has cuidado muy bien de tu cuerpo, aunque este cerca la fecha de parto debes seguirlo haciendo. Si todavía manejas el coche o si vas de pasajera no olvides abrocharte el cinturón de seguridad.

Tu barriga está muy grande y cualquier movimiento brusco podría hacer que esta se golpeara con el tablero. Si tu vehículo no tiene un cinturón especial para embarazadas, colócate la banda  de seguridad por debajo del abdomen, tensada hacia la zona de las caderas.

¿Cuál es tu peso en esta semana 36 de gestación?

Desde que quedaste embarazada hasta esta semana treinta y seis pudieras haber subido entre 10,9 y 15,8 kilogramos. Si pesabas 65 kilos, ahora tu peso podría estar entre los 71 y 76 kilos.

Falta muy poquito para que nazca tu bebé. ¡Todos en casa esperan ansiosos ese mágico momento!