¿Sabías que solamente el 5 por ciento de los bebé nacen cuando estaba previsto?

Aunque tu bebé ya esté en posición cefálica en el canal de parto, es muy difícil  conocer exactamente el día que nacerá.

Es por esto que debes estar preparada, porque a partir de esta semana treinta y ocho pudiera ocurrir en cualquier momento. No pierdas la calma, tu doctor tiene todo controlado.

Dedica en estos días un poco de tu tiempo a consentirte. Lee un libro, pinta tus uñas de un color diferente o comparte con tu pareja esa película que siempre han querido ver juntos.

Desarrollo del bebé en tu semana 38 de embarazo

A las 38 semanas de gestación tu bebé es considerado a término temprano. Si el parto se adelanta, los sistemas que conforman su organismo podrían comenzar a funcionar de manera independiente, sin ningún inconveniente.

Aunque falta poco para que nazca, el feto sigue creciendo, pero sobre todo aumentando de peso. Por eso, el espacio dentro del útero es poco y no puede moverse mucho.

Sin embargo, cuando intenta mover sus brazos y piernas, notarás como se forman bultos en tu barriga. Acarícialo y verás cómo los cambia de posición.

Meses atrás la piel del bebé se cubrió de un fino vello. Su función es la de proteger al cuerpo del bebé de liquido amniótico y ayudarlo a mantener su temperatura corporal.

En esta semana 38 de embarazo, este lanugo comienza a perderse, preparando a  la piel para la nueva vida fuera del útero.  Cuando nazca, pudiera tener todavía alguno de estos vellos, en los hombros, el cuello y la frente.

Parte de la sustancia cerosa que también protegía su piel, conocida como vérmix caseoso, está  siendo reabsorbida.

Las partículas de lanugo y de vérmix que están en el líquido amniótico serán tragadas junto al líquido amniótico por el feto y se irán acumulando en el intestino. Allí se formará el meconio, una sustancia de color verde aceituna que está formada por los desechos de la digestión.

Cuando tu bebé nazca, sus intestinos comenzarán a funcionar y al poco tiempo podrían expulsar al meconio. Así que no te preocupes si sus primeras heces son  pegajosas y muy oscuras, esa es su apariencia normal.

Aunque en esta semana 38 los movimientos de tu bebé son pocos y la mayor parte del tiempo tiene sus brazos y piernas flexionadas,  sus músculos han desarrollado el tono muscular. Esto permite que cuando nazca , pueda mantener su musculatura contraída parcialmente,  permitiéndole mantener algunas posiciones por cortos períodos de tiempo.

El sistema nervioso ha venido evolucionando. El bebé puede responder a una mayor cantidad de estímulos externos porque sus sentidos están más especializados. Si estas en la calle y un carro suena varias veces la bocina, pudieras sentir como tu bebé brinca de repente.

Ante una luz muy fuerte, como la de una linterna colocada sobre tu barriga, el bebé podría girar rápidamente su cabecita, y como está tan grande seguramente tu sentirás ese movimiento.

La coordinación de los movimientos de sus manitos es mucho más precisa. Las abre y cierra para agarrar su cara o para llevarse el dedo a la boca y chupárselo.

¿Cuál es el tamaño del bebé en esta semana 38 de tu embarazo?

Probablemente su peso sea unos 3,2 kilogramos y mida alrededor de 49,5 y 51 centímetros. Su tamaño es muy parecido al de un melón piel de sapo.

H2   Síntomas de tu embarazo de 38 semanas

En esta semana tu flujo vaginal pudiera volverse un poco más espeso. Sin embargo debes estar atenta si presenta algún olor o si tienes escozor en tu zona íntima, esto podría ser síntoma de una infección vaginal.  Coméntale a tu medico si notas algún cambio en tu flujo, él aclarará todas tus dudas.

Tus piernas, pies y manos pueden hincharse un poco, es producto del peso de tu barriga. Para mejorar esto pudieras sentarte con los pies colocados en una posición más alta que tu cuerpo.

Mientras estás descansando puedes realizar movimientos circulares con tus manos y con tus pies, esto te ayudará a que la sangre circule mejor.

Cómo tu barriga está más baja, podrías sentir un peso en la zona baja de tu vientre que inclusive pudiera hacer que camines de forma diferente.

Lo que ocurre es que inconscientemente tu cuerpo trata de equilibrarse, por lo que quizás camines con las piernas un poco más abiertas y con tus pies hacia afuera. Esta postura es temporal, cuando nazca el bebé todo volverá a la normalidad.

Tal vez estés durmiendo menos horas que antes y tu sueño sea algo intranquilo. Pudieras sentirte ansiosa y algo estresada, porque se acerca el momento del parto.

Para liberar esas tensiones llena tu mente de pensamientos positivos, piensa que todo va a salir bien y que muy pronto podrás abrazar a tu bebito. Los ejercicios de yoga y los de respiración podrán ayudarte a calmar la ansiedad. Tómate un momento al día para realizarlos, te sentirás completamente renovada.

Saber el día exacto en el cual nacerá tu bebé es my difícil. Por eso es importante que conozcas las señales que te indiquen cuando comienza el trabajo de parto.

La principal señal es la contracción regular de los músculos de tu útero. Al principio pudieran sentirse como un dolor de vientre, como el que tienes durante el período menstrual.

Poco a poco las contracciones se harán más frecuentes y dolorosas. En esa etapa el dolor pudiera sentirse en las caderas y en la parte baja de la espalda.

También, podrías tener un leve sangrado vaginal, tal vez acompañado de la expulsión de un tapón de moco.

La placenta puede comenzar  a romperse, haciendo que salgo algo del líquido amniótico que contiene. De ser muy abundante pueda que se haya roto toda, lo que se conoce como romper la fuente.

Si esto te ha ocurrido, no pierdas la calma, avísale a tu ginecólogo. Lo más probable es que te indique que vayas al centro médico, porque el momento del nacimiento de tu bebé está cerca.

Cuidados en esta semana 38 de embarazo

Cada día tu bebé crece y crece. Esto hace que el útero presione algunos órganos de tu cuerpo, en especial a la vejiga urinaria. Es por esto que a partir de esta semana 38 de embarazo pudieras ir con mucha más frecuencia al baño a orinar.

Aunque esto pueda ser algo tedioso, no dejes de tomar suficiente agua para mantener tu cuerpo hidratado.

En esta semana treinta y ocho de embarazo dedica un tiempo para que practiques, junto a tu pareja, algunos ejercicios de respiración y de estiramiento muscular que te ayuden a liberar el estrés. Además, ejercitando tus músculos estarás contribuyendo a que estén a tono en el momento del parto.

De ser posible, debes instalarte a tu vehículo el asiento especial para bebé. Allí el podrá viajar seguro, además la ley de tránsito lo exige.

En estas últimas semanas de embarazo tal vez sientas un poco más de hambre de lo normal. Esto pudiera ser producto de la ansiedad por el parto. Para saciar tu apetito, trata siempre se recurrir a las frutas naturales y secas, a las semillas como el maní, a palitos de zanahoria, un yogurt  o un sándwich con pan integral.

¿Cuál es tu peso en la semana 38 de embarazo?

Si pesabas 65 kilogramos antes de quedar embarazada, probablemente ahora estés pesando entre 76,8 y 81,9 kg. El aumento podría ser aproximadamente de 11,8  a  16,9 kilogramos.

¡El tiempo vuela! en unos pocos días podrás tener a tu bebé junto a ti.