¡En la recta final!

Tienes 39 semanas de embarazo, falta un poquitico para que nazca tu bebé. El ya se ha desarrollado y está listo para vivir junto a ti nuevas experiencias. Como la fecha de parto no suele ser exacta, el bebé pudiera nacer unos días antes u otros después de lo previsto.

Así que, sería ideal que tuvieras todo organizado para ese gran momento .¡Pronto tu bebé sentirá la cálida bienvenida que le dará toda la familia!

 Desarrollo del bebé en tu semana 39 de embarazo

¡Tu bebé está a punto de nacer! Los huesos que forman su cabeza están formados, ya son lo suficientemente fuertes como para proteger las delicadas estructuras del cerebro. Sin embargo, tienen cierta flexibilidad y entre cada hueso que forma el cráneo existe una ligera separación.

Estas características van a facilitar el paso del feto por el canal de parto, ya que permite que los huesos craneales se “justen” entre ellos, reduciendo el diámetro de la cabeza.

El cordón umbilical continúa siendo la vía a través de la cual el bebé recibe todos los nutrientes y libera sus desechos metabólicos. Esta estructura seguirá sus funciones normalmente hasta algunos minutos después del parto.

A pesar que en esta semana 39 de embarazo los sistemas orgánicos de tu bebé están maduros completamente, su sistema inmunológico aún continua en desarrollo.

Durante todo el embarazo, tu le has proporcionado una gran número de anticuerpos. Esto ha ocurrido durante el intercambio sanguíneo en la placenta. Una vez que nazca el bebé, la leche materna ayudará a complementar esta inmunización.

Tu bebé luce más gordito, es porque debajo de su piel ha acumulado una capa de grasa. Esta grasa ayudará a que su cuerpo pueda regular la temperatura, una vez que el feto haya nacido.

Su piel es muy suave. Todavía conserva en ciertas partes algunas zonas con lanugo. La capa de vermix que lo recubre va a contribuir que se deslice con facilidad al momento del parto, cuanto tenga que pasar por la vagina.

En esta semana 39 de gestación el cerebro sigue madurando. Sus sentidos alcanzaron pleno desarrollo, sus ojos son mucho más sensibles a la luz y sus oídos a los sonidos.

El feto debería estar en posición cefálica, con su cabecita hacia abajo, encajada en el canal de parto. Si está podálico, el ginecólogo podría sugerirte la realización de una cesárea.

Las uñas de sus pies han crecido bastante, de seguro ya llegaron a la de los pedidos. Inclusive pudieran estar más largas. El cabello también ha crecido. Algunos bebés nacen con bastante cabello, mientras otros solo tienen apenas una pelusita.

Cada día tu bebé tiene menos espacio, sin embargo sigue moviéndose vigorosamente. Cada patadita que de la sentirás súper fuerte, ¡tu barriga dará unos brincos increíbles!

¿Cuál es el tamaño del bebé en esta semana 39 de tu embarazo?

Tu bebé pudiera estar pesando alrededor de 46 a 50 centímetros, con un peso entre 3 y 3,5 kilogramos. Su tamaño es parecido al de una sandía pequeña.

H2 Síntomas en la semana 39 de embarazo

Tu embarazo está llegando a término, faltan pocos días para el parto. Como tu barriga está grande, probablemente te cuesta hacer las cosas cotidianas. Caminar hasta el supermercado puede agotarte, estar de pie organizando el closet te cansa, hasta amarrarte la trenza de los zapatos pudiera resultar una tarea difícil.

Sin embargo, también pudieras tener un impulso repentino de ponerte a limpiar la casa, organizar el cuarto de tu bebito y ordenar cada gabinete de la cocina. Este impulso es considerado por los expertos como algo normal, es parte de instinto de preparar “el nido” para el nuevo integrante de la familia.

También, esta conducta  pudiera estar asociada con sentimientos de ansiedad, propios de todo lo que estás viviendo. Si hacer esas actividades te relajan ¡házlas!, solo ten la precaución de no excederte, de no mover cosa pesada ni de subirte en escaleras.

Tal vez puedas sentir un picor en tu cuerpo, acompañado de unas pequeñas erupciones. Esto podría tratarse de foliculitis pruriginosa, que puede aparecer como consecuencia de los cambios hormonales. Consúltale a tu médico, el pudiera indicarte algún tratamiento efectivo para calmar el escozor.

Es importante que, en esta semana 39 de embarazo, conozcas  los síntomas que pudieran indicarte el comienzo del parto. En primer lugar están las contracciones uterinas. Te estarás preguntando,  ¿cómo saber si ese dolor que siento es una contracción de parto?

El útero es un órgano muscular, cuando los músculos que lo forman comienzan a moverse estarás teniendo contracciones. Estas serán las encargadas de presionar la parte superior de tu útero, tratando de empujar a babé al canal de parto.

Así como la contracción tiene una fase donde se contrae, también tiene una donde se relaja. La señal asociada a la contracción es el endurecimiento de tu barriga, pudiendo estar acompañadas de un dolor a nivel del bajo vientre o de las caderas.

Si en esta semana 39 de tu embarazo estas sintiendo contracciones, no pierdas la calma. Coméntale a tu médico, el te dirá lo que debes hacer.
Antes del parto, pudieras tener un pequeño flujo sanguinolento. Este pudiera ser el tapón de moco, que al expulsarlo posiblemente sangres un poco.

También puede ocurrir que las membranas que forman la placenta comiencen a romperse, provocando que salga por tu vagina un poco de liquido. Si la salida de este líquido viene acompañado de contracciones o si tiene una apariencia turbia, lo recomendable es que hables con tu médico y te dirijas al centro hospitalario, el momento del parto puede estar cerca.

¿Estás botando un poco de leche por tus pechos? No te inquietes, es que ya están listos para que puedas amamantar a tu bebé. La leche materna es el alimento más completo para tu hijo durante las primeras semanas de nacido.

Cuidados en la semana 39 de embarazo

Durante estos días pudieras sentir calambres, dolores en tus piernas y en la espalda. Tu barriga esté muy grande, internamente el útero pudiera estar aprisionando algunos nervios que podrían estar ocasionándote esos dolores.

Prueba colocarte compresas calientes o bolsitas con semillas que puedes calentar. El calor ayuda a la circulación sanguínea, aliviando el dolor.

Tu bebé sigue moviéndose, podrás sentirlo con mucha más fuerza porque está tan grande que casi no tiene espacio libre. Semanas atrás podía ser todo un bailarín, ahora solo podrá estirarse. Cada vez que lo haga verás como tu barriga “brinca”.

En esta semana 39 de gestación puedes sentirte cansada. Tu embarazo está tan avanzado que puede costarte un poco realizar algunas tareas que venias haciendo. Tal vez ahora te resulte más dificl vestirte o calzar tus zapatos.

Esto es normal, has venido aumentado de peso. Además, tus pies y manos pudieran estar un poco hinchadas. Todo esto pudiera ocasionar esa pesadez que sientes.

Estas molestias serán muchísimo menos intensas después del parto. Mientras tanto intenta descansar, coloca tus piernas en alto para que la circulación en tus piernas mejore.

¿Cuál es tu peso en esta semana 39 de gestación?

En esta semana puedes haber aumentado de 12,2 a 17,5 kilogramos. Si al iniciar el embarazo tu peso era de 58 kilos, ahora podrías tener unos 70,2 o 75,5 kilos.

Estás muy cerca del final de tu embarazo, pronto nacerá tu bebé. Ver su carita muy de cerca será un momento que jamás podrás olvidar.