Durante estas primeras semanas de tu embarazo, el embrión sufre grandes cambios que, aunque todavía no puedas verlos, están ocurriendo de manera muy rápida.

Por eso debes cuidarte más que nunca, a nivel físico y mental. Una buena alimentación, ejercicio, alejarte de sustancias tóxicas y el control con tu médico, podrían ser una buena combinación para llevar tu embarazo a feliz término.

Ya tienes 1 mes de embarazo,¡ el tiempo pasa volando! En este post encontrarás información muy importante que te ayudará  a en esta nueva etapa de tu vida.

¿Cómo saber si estoy embarazada?

Tal vez tengas la sospecha que estas embarazada, pero es importarte confirmarlo. Lo ideal sería que para ello utilices una de estas pruebas.

Test de Orina

Es el método más rápido, sencillo y cómodo, además en casi cualquier farmacia lo puedes conseguir.

Para que estés más segura de los resultados, es recomendable que lo realices 15 días después de la falta de tu menstruación, ya que en ese tiempo la hormona del embarazo (gonadotropina coriónica o GHC) está en los niveles óptimos para esta prueba la detecte.

Toma tu muestra de orina por la mañana, a penas de levantes, para tratar de garantizar la máxima concentración de la hormona en ella.

Si el resultado es negativo, pero todavía no has tenido tu menstruación, puede deberse a que hayas quedado embarazada días más tarde de lo que pensaste. Puedes esperar unos cinco días y repetir el test  o programar una visita a tu ginecólogo y exponerle tu situación.

En ocasiones, aunque esta prueba sea positiva, algunos médicos confirman los resultados con una ecografía o un test en sangre.

Examen de sangre

Este también mide los niveles de la hormona del embarazo, pero en la sangre, y puedes hacértela una semana después de tu falta menstrual.

No necesitas estar en ayunas ni haber dejado de consumir previamente algún tipo de alimento. Se realiza en un laboratorio, donde te extraerán la sangre. Sus resultados tienen alta probabilidad de precisión.

Sin embargo, si llegase a salir negativo y no has tenido tu menstruación, puedes repetirlo de 5 a 6 días después o consultar tu inquietud con el médico.

El desarrollo del bebé

Tu cuarta semana de embarazo ha comenzado. Las células del embrión siguen dividiéndose y  ahora comenzarán a organizarse en capas. A la par, en estos primeros días de embarazo, tu cuerpo ha aumentado la producción de estrógenos para que el útero se vaya adaptando al desarrollo de tu bebé.

Una estructura importante que se forma en este trimestre es el saco vitelino, el cual es una membrana que se conecta al embrión para proveerle nutrientes y oxígeno, al mismo tiempo que elimina los desechos, productos del metabolismo de este proceso. Este saco posteriormente dará origen a la placenta.

Aunque el embrión de 4 semanas mide menos de 1mm, tu cuerpo sabe que necesita protegerlo. Por esto se desarrolla la cavidad amniótica, que junto al líquido amniótico que ya comienza a producirse, servirán para “amortiguar” posibles presiones  ocasionadas por otros órganos de tu cuerpo o por agentes externos, como por ejemplo una caída.

Día a día tu embarazo avanza. Ya tu sangre circula por el feto, que ya tiene 4 semanas, alimentándolo y llevándole oxígeno para que pueda desarrollarse.

Síntomas del embarazo

Últimamente te sientes algo extraña, hay algo que  te dice que tal vez estés embarazada. Te provoca quedarte más tiempo en la cama durmiendo, sientes cansancio, tienes náuseas  y tu estómago en las mañanas está fatal, como revuelto.  Estos síntomas podrían estar asociados a un embarazo.

Revisemos un poco los cambios que puedes estar teniendo en tu cuerpo. Recuerda siempre acudir a tu médico ante cualquier duda.

Falta de menstruación

Al final de esta semana  4 de tu embarazo, deberías tener tu menstruación. Si esta no se presenta cabe la posibilidad que estés embarazada.  Para salir de dudas, podrías hacerte una prueba de gravidez o visitar a tu médico de confianza.

En esos días los niveles de  las hormonas en tu cuerpo están  elevados, lo que hace que puedas sentir que tu vientre está hinchado y tener cambios de humor. Aunque todavía falta algún tiempo para el período de lactancia de tu niño, algunas mujeres pueden sentir sus senos muy sensibles.

 ¿Puedo sangrar un poco esta semana?

Después de la fecundación de tu óvulo, este viaja hasta el útero y se fija al endometrio, que es un tejido con muchos vasos sanguíneos.

Durante este proceso, en algunas ocasiones, se pueden romper algunas venitas, lo que posiblemente hará que sangres un poco en esos días. Esto  se conoce como “sangrado de implantación«. Este leve sangrado debería ser de color rosado o con tonos café y debería durar pocos días. De igual forma es recomendable que si llegase a ocurrir, se lo comuniques  a tu doctor.

Cuidados en el embarazo

Semana a semana tu embarazo avanza,  y con ella pueden surgir ciertas dudas. Aquí  encontrarás algunas orientaciones que pudieran ayudarte.

Estoy embarazada ¿y ahora?

Estás feliz porque ya confirmaste tu sospecha de embarazo, ahora lo primero que deberías hacer es ir al ginecólogo. El, aparte de darte algunos consejos, llevará un control médico hasta el día de tu parto.

En esa primera visita coméntale de tus antecedentes médicos y de los medicamentos que estas tomando. Toda esa información es importante para que el doctor decida si vas a necesitar algún examen en particular y para trazar un plan integral de salud, que no represente ningún riesgo para ti o para el bebé.

Aléjate del cigarrillo

El humo del tabaco contiene más de 4.000 sustancias químicas, incluyendo varios elementos altamente tóxicos y cancerígenos, en especial la nicotina y el monóxido de carbono. Si una madre embazada fuma, ese coctel tóxico entra a su sangre, que es la misma que recibe el bebé.

La nicotina y el monóxido de carbono que contiene el humo del cigarrillo reducen la cantidad de oxígeno que llega al niño, pudiéndole ocasionar  graves problemas, como retraso en su crecimiento,  bajo de peso al nacer, estrés, problemas de aprendizajes y de comportamiento.

Aunque tu no fumes, el respirar el humo del cigarrillo de otras personas te convierte en una fumadora pasiva. Por esto, los especialistas recomiendan que sobre todo en tu etapa de gestación, trates de evitar compartir ambientes con personas que estén fumando.Alimentación y ejercicios.

Durante todo tu período gestacional debes mantener una dieta balanceada, rica en calcio, hierro y vitaminas. No olvides tomar suficiente agua, esto te mantendrá hidratada y facilitará la absorción de los nutrientes.

Incluye en tu menú legumbres, vegetales, pescados, cereales y frutas. Las carnes y huevos debes cocinarlos muy bien, para evitar enfermedades como la toxoploasmosis y salmonella.

Complementa esta buena alimentación con ejercicios. Una caminata temprano en la mañana activará tu circulación y llenará tu día de energía.