¡Tu bebé pronto va a nacer!

Tienes 40 semanas de embarazo, en cualquier momento puedes tener los síntomas del parto. Cuando esto ocurra no te alarmes, tu bebé ya está maduro completamente y podrá adaptarse a su nueva vida sin ningún problema.

Además, tu médico estará muy pendiente de todo el proceso del parto, cuidando así que todo salga bien.

¿Sabías que solo en 4% de las mujeres embarazadas tienen a sus hijos en la fecha que estaba prevista? Así que tal vez pudiera pasar que tu parto sea en la 40+1 semanas. De ser así, el ginecólogo te hará un seguimiento muy riguroso, porque no debería pasar de las 40+2 semanas.

¡Muy pronto abrazarás a tu bebé! La felicidad será inmensa.

Desarrollo del bebé en esta semana 40 de embarazo

Luego de 40 semanas de embarazo, el bebé se mueve mucho y sientes en cada patadita la fuerza que tiene. El ya ha completado su crecimiento, ¡está listo para nacer!

Ya tu bebé no tiene la mayor parte del vérmix que cubría su piel del bebé. Sin embargo, pudieran quedar algunos restos, sobre todo en los pliegues de los brazos y de las piernas.

Debajo de la epidermis se ha acumulado grasa, que servirá para que el bebé mantenga su temperatura corporal una vez que haya nacido.

El feto de 40 semana ya tiene cabello, tal vez nazca con una frondosa melena, o a lo mejor sean unos pocos pelitos. Sus uñas de las manos y pies han crecido tanto que ya sobresalen el borde de los dedos.

La placenta continúa proporcionándole anticuerpos a tu bebé. Estos son necesarios para prevenir o combatir algunas infecciones que pudiera tener tu hijo en los primeros 6 meses de vida.

Además, la leche materna también tiene anticuerpos que fortalecerás su sistema inmunológico.

Los huesos que forman el cráneo del bebé no se han fusionado completamente. Esto, y la flexibilidad que los caracteriza, hará  que el bebé pase fácilmente por el canal de parto.

Cuando nazca tu bebé, pudiera tener un color rosado. Su piel podría tener algunos restos de sangre, de la grasa  y del lanugo que lo cubrieron mientras estaba en tu útero. Sus genitales pudieran estar algo hinchados, esto podría deberse a los niveles hormonales en su cuerpo.

Su cabecita puede que luzca un poco más alargada de lo que será su forma definitiva. Esto es normal, el bebé paso por un canal de parto muy estrecho que pudo haberla deformado un poco. En poco tiempo, la cabeza  irá retomando su forma.

Al nacer, los sistemas del organismo del bebé sufren algunos cambios, para adaptarse a su nuevo medio. Alrededor de 10 segundos después del nacimiento, el bebé comienza a respirar, utilizado sus pulmones y todos los órganos respiratorios.

Tu bebé tiene algunos reflejos primarios, como el de succión, búsqueda y prensión. Aunque tenga sus ojitos abiertos, probablemente por algunos pocos días pueda ver luces y sombras.

Durante las primeras semanas, el bebé tendrá sus órganos sensoriales muy sensibles ante los estímulos. Es el momento ideal para continuar la conexión que ya existía entre ustedes dos y con su familia. Abrázalo, cántale una melodía, esto hará que se sienta seguro y protegido en el nuevo ambiente que está comenzando a vivir.

¿Cuál es el tamaño de tu bebé en esta semana 40 de embarazo?

El bebé ya está a término, tiene su tamaño completo y sus órganos desarrollados. En esta semana, su peso debería estar entre 3 y 4 kilogramos. Podría estar midiendo unos 47 o 54 centímetros.

Síntomas de embarazo en tu semana 40

Ya estás en tu semana 40, podrías estar ansiosa de saber cuándo será la fecha del parto. Generalmente la gestación no suele ocurrir después de esta semana. Sin embargo, tu ginecólogo, luego de las evaluaciones que realice tanto de las condiciones del feto como las tuyas, podría esperar nos días más antes de decidir practicar una cesárea.

Poco se conoce acerca de qué desencadena el proceso del parto. Sin embargo, los especialistas sostienen que el inicio del trabajo de parto es la culminación de todos los cambios biológicos y químicos que han venido ocurriendo en el cuello uterino y en el útero. Estos son motivados a las señales endocrinas que proceden del feto y de la madre.

Es importante que conozcas los síntomas que te estarán indicando el inicio del proceso del parto. El primero que debería llamar tu atención son las contracciones. Los músculos de tu útero se contraen con la finalidad de ablandar el cuello del útero, que pronto entrará en el proceso de dilatación.

Una señal clave que puede servirte para identificar las contracciones es el endurecimiento de tu barriga, que generalmente viene acompañado de dolor en el vientre o en la parte baja de la espalda.

Inicialmente estas serán suaves, pero al transcurrir el tiempo irán incrementándose en frecuencia y en intensidad.

No siempre una madre embarazada rompe fuente antes del inicio del proceso del parto. Sin embargo, si esto llegase a ocurrirte, sentirás que un liquido sale de tu vagina. Independientemente de la abundancia y de las características de este, lo recomendable es que se lo comuniques de manera inmediata a tu médico.

Ahora bien, si tienes contracciones fuertes y el líquido es abundante o presenta un olor extraño y un color oscuro, lo indicado podría ser que te dirijas al centro médico. Allí podrán evaluarte y velarán que todo el proceso del parto esté bajo control.

Otro síntoma que pudieras tener es la expulsión del tapón de moco que venía protegiendo la entrada de la vagina. Este pudiese tener algunos hilos de sangre, eso es completamente normal.

No te alarmes si durante esta semana 40 de embarazo no tienes contracciones o  ninguno del resto de los síntomas, a veces suele ocurrir que el parto se atrase unos días.

Aún en tu semana 40+1, sentirás que tu bebé se mueve mucho. El doctor estará muy pendiente del bebé y de ti. Trata de relajarte, que muy pronto nacerá el rey de la casa.

¿Cuál es tu peso en esta semana 40 de embarazo?

A finales de tu embarazo probablemente hayas aumentado un total de 12,7 a 18,1 kilogramos.

Consejos en esta semana 40 de embarazo

A estas alturas, el peso que tienes en exceso y lo grande de tu barriga pudiera hacerte sentir muy cansada o con molestias. Trata de descansar y de no hacer caminatas muy largas ni trabajos pesados.

Es importante que siempre que viajes en coche lleves abrochado el cinturón de seguridad, inclusive el día que vayas a centro médico.

Sería conveniente que tengas organizadas todas las cosas que vayas a utilizar después del parto. Un bolso para ti y otro para el bebé.

¿Que podrías necesitar? una pijama y una ropa cómoda. Como en los primeros días vas a comenzar a amamantar, sería conveniente que la vestimenta sea de dos piezas, así sería más fácil levantar tu blusa para darle pecho a tu bebé.

No olvides llevar tus artículos personales. Durante las primeras semanas tal vez el doctor pueda sugerirte evitar los perfumes y las cremas corporales que tengan olores, debido a que su piel y el olfato están muy sensibles y pudiese irritarse.

Una idea para la ropita de tu bebé es que la organices de manera separada, pensando en los cambios de ropa que pudiera tener. Así, sería más fácil entregarle la vestimenta al personal que lo atiende en la clínica. Puedes idear unas bolsas de tela, identificadas con el nombre de tu hijo, para introducir dentro  cada cambio de ropa de tu hijo. ¡Tu creatividad para hacerlas no tendrá limites!

En esta semana 40 de tu embarazo pudieras sentir algún antojo de comer algo especial. Pudiera ser parte de la ansiedad del momento. Si no es alguna comida con alto contenido en grasa o en azúcares, ¡date un gusto comiéndotelo!.

Por cierto, si estas entiendo alguna sensación que te haga pensar que tienes contracciones, evita comer cosas que sean pesadas de digerir, como las carnes. Si tienes hambre, podrías comer frutas frescas de la estación,  yogurt, un emparedado ligero o frutos secos.

¿Te sientes nerviosa y ansiosa? estas emociones son normales en esta semana 40 de tu embarazo. Apóyate en tu pareja y en tu familia, son los mejores aliados que podrás tener en estos momentos.