Tu bebé ya tiene el tamaño de una frambuesa y no para de moverse.

Se pone boca arriba, boca abajo, da vueltas y aunque es muy pequeño para que puedas sentirlo, en la ecografía podrás verlo danzar de un lado a otro.

Tienes 8 semanas de embarazo, cuántas emociones has sentido hasta ahora y ¡las que te faltan!

Desarrollo del embrión a las 8 semanas

El feto de 8 semanas cada día tiene una forma más parecida a la de un bebé. En su cara ya se aprecia la nariz como una puntica sobresaliente, además de otras estructuras tan pequeñas como la retina y los párpados.

Su cuerpo se va alargando y se notan los dedos de las manos y pies, aunque no están separados  sino unidos por una membrana. Sus brazos y piernas tienen articulaciones y como sus músculos ya funcionan, tu bebé puede moverse.

La longitud  del embrión, luego de 8 semanas de desarrollo,  es de aproximadamente 2 centímetros y pesa cerca de los 3 gramos. En su cerebro, las neuronas están alargándose, conectándose y formando los canales neurales primitivos.

La piel recubre todo tu bebé como una membrana transparente, a través de la cual puede verse el esqueleto, formado por un suave cartílago.

La placenta

En este segundo mes de embarazo,  el embrión se convierte en feto, porque ya tiene formado todos sus órganos internos, además de sus brazos, piernas y dedos. Sumado a esto tu bebé ya no se alimenta del saco vitelino, debido a que desde este momento necesita más oxígeno y alimento, ahora lo hace de la placenta.

La placenta es un órgano formado por un componente materno, que es la parte más externa y otro fetal, conformada por vasos sanguíneos entrecruzados. Tiene varias funciones, siendo la principal la de transmitir nutrientes al bebé y ser la vía para transportar sus desechos, entre los cuales está el anhídrido carbónico.

También sirve como órgano protector, porque gracias al líquido amniótico que contiene, evita que presiones externas o las producidas por otros órganos internos, puedan causar lesiones al feto. Además de esto la placenta produce hormonas, las cuales ayudan a que el embarazo y tu bebé lleguen a feliz término.

Síntomas del embarazo durante la octava semana

En tu semana 8 de embarazo, comienza a ocurrir un cambio nuevo en tu cuerpo: el crecimiento de tu útero. Aunque esto no sea muy evidente, pudieras sentir tu vientre algo hinchado.

Tal vez estés notando que ahora con mayor frecuencia tienes ganas de orinar, no te alarmes pues posiblemente se deba a que tu útero esté oprimiendo la vejiga.

Además, es posible que tengas dolores de tipo menstrual o molestias en tu bajo vientre, pudiendo sentir algo así como pinchazos en esta zona. Esto estaría asociado al ensanchamiento que está sufriendo el útero, tensando con esto los ligamentos que lo unen a los ovarios. Algunas futuras madres sienten dolor en sus caderas, siendo esto tal vez consecuencia de la presión del útero sobre el nervio ciático.

En este primer trimestre de embarazo, tus senos comenzarán a aumentar de tamaño, debido a los niveles hormonales y a la expansión de los conductos por los cuales circulará la leche materna, con la cual alimentarás a tu hijo durante gran parte de su período de lactancia.

A estos síntomas puedes sumarles los considerados típicos de la gestación, como son las náuseas, mareos, cambios de humor, somnolencia, ardor en el estómago y cansancio.

Muchos de estos tal vez ya no los tendrás en el próximo trimestre de embarazo, algunos otros puede que los sientas hasta la fecha de parto. Lo importante es que si estos síntomas se presentan, lo consultes con tu médico, él aclarará cualquiera de tus dudas.

Cuidados del embarazo para esta semana

El embarazo es un proceso maravilloso que requiere de muchos cuidados y donde están involucradas muchas personas, entre las cuales está tu ginecólogo. Él guiará tu proceso de gestación, siendo tu principal apoyo en lo que a salud integral se refiere.

Cada momento que estás viviendo es emocionante, pero en la ecografía de tu semana 8 de embarazo la alegría invadirá tu cuerpo, porque tal vez puedas ver a tu bebé mover sus brazos, sus piernas o su cabeza. Serán pequeños movimientos, pero tu felicidad será gigantesca.

Cuando  el especialista realiza esta ecografía podrá también calcular con mayor exactitud la semana de embarazo en que te encuentras, basado en las características que presente el feto.

¡Cuidado con tu peso!

Todo este proceso de desarrollo de tu bebé requiere que ingieras comida altamente nutritiva, rica en minerales y vitaminas.

Podrías estar haciéndote esta pregunta: ¿Puedo comer alimentos que tengan carbohidratos y azúcar? ¡Claro! ellos son una fuente de energía para tu organismo. Lo que recomiendan los especialistas en ingerirlos con moderación, porque pueden hacerte ganar un peso excesivo que podría afectar tu salud y la del bebé.

En tu visita al médico, te pesará y llevará un control sobre los aumentos que tengas cada mes. Aunque cada embarazo tiene sus características particulares, en general  el promedio de ganancia de peso durante toda la gestación se encuentra entre los 12 y 14 kilos.

Tu dieta durante la semana 8 de embarazo debe contener alimentos que contengan hierro, calcio, yodo, ácido fólico, vitamina D y ácidos grasos omega-3. Para ello prepara deliciosos platos con legumbres, verduras, frutas, productos lácteos, huevos y carnes. Recuerda cocinar bien estos últimos, para evitar enfermedades como la toxoplasmosis o salmonella.

Acompaña estas comidas balanceadas con una actividad física que te guste. Esto te ayudará a mantener un peso adecuado y a evitar posibles riesgos durante el embarazo.

Ocho semanas de embarazo,¡ parece increíble! En tan poco tiempo tu bebé ha crecido tan rápido. Disfruta cada uno de estos momentos maravillosos.